Noticias

El Ayuntamiento recorta un 57% las inversiones para renovar la M-30

El Ayuntamiento recorta un 57% las inversiones para renovar la M-30

El Ayuntamiento de Madrid no asumirá los 28 millones de euros en inversiones para la M-30 acordados para este año. De momento, tiene previsto ejecutar 12 millones. El Consistorio se comprometió a destinar casi 68 millones en mejoras y reposición de instalaciones de la autovía entre 2015 y 2019. Ese desembolso se fraccionó en partidas anuales, pero solo este año este gasto público será un 57% menor de lo prometido. El Ayuntamiento sostiene que desde 2011 el cálculo de las necesidades de la vía se ha modificado y que si se detectan problemas, las inversiones se tramitarán “por la vía urgente”.

El Ayuntamiento tiene la obligación, según el convenio firmado en 2011 y ratificado en 2015, de liderar el esfuerzo inversor para la mejora de la autovía M-30. Madrid Calle 30, la empresa mixta participada en un 80% por el Ayuntamiento y un 20% por EMESA —sociedad formada por Ferrovial, Dragados y API—, se encarga de esa tarea. Sin embargo, este año, el gobierno dirigido por Manuela Carmena no tiene previsto cumplir con su hoja de ruta asumida hace dos años.

La coalición que orbita en torno a Podemos se comprometió a invertir 67,9 millones de euros hasta 2019. Las previsiones eran de 28,3 millones para este año, pero el Consistorio quiere gastar solo 12: una reducción del 57%. En 2015 y 2016, el gasto público solo fue de 10,5 millones. Estas inversiones sirven para adecuar estructuras viarias y renovar sistemas de vigilancia. Las inversiones más perentorias son, según un informe al que tuvo acceso EL PAÍS, el centro de control, el alumbrado de la A2 y los puentes de La Lira y Ramón y Cajal.

El Ayuntamiento sostiene que en 2011 “se cambió el método” para establecer las necesidades de la vía. Una portavoz del Área de Economía y Hacienda, dirigida por el concejal Carlos Sánchez Mato, que es también presidente del consejo de administración de Calle 30, afirma que “desde 2011 se trabaja en base a necesidades detectadas que se comunican al Ayuntamiento”. En ese caso, el gobierno local encarga las licitaciones correspondientes. “Se hacen inspecciones rutinarias para comprobar el estado de los elementos de la M-30 y si cualquier proceso requiere algo urgente se tramita por vía de urgencia y se renueva de inmediato”, asegura.

Desde el Consistorio agregan que lo que consideran necesario ya está presupuestado, pero reconocen su insatisfacción con el modelo de gestión de Calle 30, que “supone unas pérdidas anuales importantes” para el Ayuntamiento. El Ayuntamiento abrió una comisión de investigación sobre la construcción de la M-30 y su gestión. En enero de este año, la Cámara de Cuentas identificó la ausencia de estudios técnicos, jurídicos y de viabilidad económica en su construcción durante la época del alcalde Alberto Ruiz-Gallardón (PP). Sánchez Mato sostiene que el informe pone de manifiesto “que el modelo de gestión de la empresa pública mixta es claramente lesivo para los intereses públicos”. El PP cree que esa comisión responde a finalidades políticas.

Las fricciones entre el Ayuntamiento y los socios privados han ido in crescendo en los últimos meses. A finales de 2016 se descubrió que Sánchez Mato grabó de manera oculta una sesión del consejo de administración de Calle 30. El concejal defendió la “normalidad” de actuaciones de ese tipo, cuyo fin era “revisar la literalidad de todas las intervenciones”. Eso no fue, sin embargo, suficiente para que la oposición amenazara con acciones legales. El edil ya deberá comparecer ante la jueza por un supuesto delito de malversación y prevaricación por el caso del Open de Tenis.

El gobierno de Ahora Madrid, además, abrió por primera vez en la historia de Calle 30 seis expedientes por supuestos incumplimientos de los compromisos contractuales de EMESA. Los socios privados han recurrido todos esos expedientes. Las auditorías de calidad interna, elaboradas por consultoras externas y a las que ha accedido este diario, señalan que el grado de cumplimiento de sus compromisos se movió en una horquilla del 98% al 99%.

333 millones hasta 2040

La M-30 es un activo estratégico de Madrid. Por esa vía se realizan cada día 1,5 millones de desplazamientos, según datos oficiales de Calle 30. Puede presumir del túnel urbano más largo de Europa, equivalente a un carril subterráneo de 118 kilómetros, además de 1.000 cámaras de circuito cerrado, 53.000 pantallas de iluminación y 550 señales de mensaje variable.

Esas infraestructuras necesitan de control y, en el caso de desgaste, de reposición. Esta última tarea es de la que se hace responsable el Consistorio. En concreto, comprometiéndose a adecuar estructuras como el Nudo Sur, el sistema de detección automática de incidentes en los túneles y la rehabilitación de varios puentes.

En 2011, durante el gobierno de Gallardón (PP), el Ayuntamiento se comprometió a un plan inversor que contemplaba partidas de gasto para los años venideros. Antes de ese acuerdo, la inversión global prevista alcanzaba los 3.000 millones hasta 2040. Esta cifra se rebajó a 333 millones, pero en caso de incumplimiento —ahora por parte del gobierno municipal— ese esfuerzo inversor se reducirá aún más.

Una “vía clave” para el tráfico de la capital

Una encuesta elaborada en 2016 con 2.500 entrevistas revela que los madrileños perciben la M-30 como una “vía imprescindible para la ciudad”. Así lo considera el 85,5% de los preguntados en un sondeo realizado por la consultora Deva. El 73% de los ciudadanos cree que esa infraestructura “contribuye a reducir los problemas de tráfico” y el 56% la utiliza habitualmente.

En cuanto a los atascos, menos de un tercio de los encuestados afirma no haberse visto envuelto en problemas de ese tipo en los últimos 12 meses (el estudio se realizó en septiembre del 2016). Las zonas percibidas como más conflictivas son el nudo de Manoteras, el enlace entre avenida de América y la plaza del Conde de Casal y la conexión del nudo sur.

En cuanto a la conservación y mantenimiento de la autovía, los madrileños valoran positivamente en la encuesta de Deva todos los aspectos de las infraestructuras (con una media de 7 sobre 10). Nueva de cada diez encuestados afirma haber utilizado la M-30 en los últimos 12 meses. El uso más intensivo se registra en la zona norte.

Fuente de la noticia: https://elpais.com/ccaa/2017/07/19/madrid/1500493179_508934.html

Haz click para añadir comentario

You must be logged in to post a comment Login

Leave a Reply

Noticias

Más en Noticias

El cambio del término transporte intermodal por combinado genera incertidumbre

admin28 Julio, 2017

Autopistas (Abertis) participa en el proyecto Inframix de infraestructura vial, subvencionado con 4,5 millones

admin28 Julio, 2017

Britain to ban petrol and diesel cars from 2040

admin28 Julio, 2017

El megatransporte español más largo de la historia regresa a Japón

admin28 Julio, 2017

¿Cuánto puede cambiar la movilidad en 25 años?

admin28 Julio, 2017

¿Un pavimento ecológico para limpiar el aire de las ciudades?

admin28 Julio, 2017

Reino Unido innovará en V2G

admin28 Julio, 2017

La carretera del futuro carga nuestro coche eléctrico mientras circula

admin28 Julio, 2017

Chevrolet inicia un movimiento verde con buses Euro V

admin28 Julio, 2017