Noticias

La revolución tecnológica que afronta el transporte fracasará sin la coordinación de todos sus actores

La revolución tecnológica que afronta el transporte fracasará sin la coordinación de todos sus actores

Se avecinan cambios de calado en la aplicación de radicales avances tecnológicos sobre el transporte por carretera. Una jornada celebrada en Madrid el pasado 11 de mayo puso de manifiesto que la revolución tecnológica ya es una realidad en el sector del transporte terrestre pero que existe una necesidad de adaptación total de las infraestructuras, las normativas y todos los actores implicados en el transporte, para que este “terremoto” tecnológico, ya en marcha, sea realmente eficaz.

Bajo el título “Las nuevas tecnologías y su influencia en el modelo de negocio del transporte por carretera”, la Fundación Corell organizó en el madrileño Circuito del Jarama una jornada para testar el estado de la cuestión en cuanto al grado actual de incorporación de tecnología en el sector y su capacidad para enfrentarse a los cambios que vienen, algunos de los cuales están a la vuelta de la esquina.

Y si algo quedó claro es que esta revolución no servirá para que el negocio del transporte sea más eficaz, eficiente y sostenible, sin una apropiada adaptación de todos los actores que intervienen en el sector, incluyendo la Administración Pública, la necesaria adaptación de las infraestructuras, la evolución de las empresas, una adecuada formación de los trabajadores, etc.

Arrancó el evento Marcos Basante, presidente de Astic, para avanzar que en cinco años la conducción semiautónoma será una realidad, lo que puede incrementar la movilidad, disminuir la contaminación, mejorar la eficiencia, la transparencia y la profesionalización. Sin embargo: “Hay que pedir al Gobierno que fomente los cambios tecnológicos en nuestro sector. Que no tenga miedo. La tecnología va a permitir que el conductor mejore su calidad de vida y el empresario incremente la eficiencia de sus costes”. Dicho esto, no dudó en afirmar que “somos un sector de personas y seguiremos siéndolo: tardaremos todavía muchos años en ver que un camión circule sólo”.

Desde el Ministerio de Fomento, Joaquín del Moral, director general de Transporte Terrestre, reconoció la necesidad de que el Gobierno adapte las regulaciones a la nueva revolución tecnológica. “La normativa europea es lenta. Actualmente se están resolviendo problemas de una regulación que va a quedar desfasada con la conducción autónoma. Será necesario reformar la reglamentación de Seguridad Social, formación, responsabilidad, seguros, etc. El proceso tendrá una complejidad tremenda”.

Dentro de la evolución tecnológica recordó la llegada en 2019 del nuevo tacógrafo digital, bautizado como inteligente, que permitirá el control de todos sus datos sin necesidad de detener el vehículo.

No olvidar las infraestructuras

Muy reveladora fue la intervención de Aniceto Zaragoza, director general de Oficemen, quien incidió sobre el papel crítico de las infraestructuras a la hora de aprovechar el potencial de la tecnología y explicó que la conducción autónoma no se va a poder desarrollar si no hay un cambio radical en este capítulo. Con 650.000 km. de vías en España, esos cambios requieren de una seria reflexión y mucho tiempo e inversión, que no será posible únicamente con los presupuestos públicos. “No hay planificación; vamos tarde y la realidad nos sorprende”, ha afirmado Zaragoza.

El consumo energético, según los datos aportados por Zaragoza, depende de factores como el trazado de las vías (su diseño y pendientes), así como del firme (rigidez y conservación, que aportan importantes ahorros de combustible). Hay un gran sobrecoste de diseño en algunas rutas nacionales y las pendientes suponen una disminución en la eficiencia de consumo de los vehículos pesados.

Además, la calidad del firme planteará problemas importantes con la conducción autónoma. Según Zaragoza: “En la conducción autónoma, todos los vehículos pasan por el mismo sitio, no como en la conducción convencional. Al concentrar las cargas en los mismos puntos, la deformidad del pavimento crece un 30%”. Por otro lado, los vehículos serán capaces de tomar decisiones en función de la situación de las infraestructuras: “Cuando un vehículo detecte un riesgo en la vía y tome la decisión, por ejemplo, de disminuir la velocidad, transmitiendo además la información a otros vehículos, se producirá una gran presión sobre el gestor de carreteras”.

Soluciones inteligentes

Walter Hermann, director de Gestión de Productos y Proyectos de Continental VDO, explicaba que los pilares de la innovación son la eficiencia, la seguridad y la conectividad. “Actualmente hay una gran demanda de soluciones inteligentes; por parte de las empresas y sus vehículos para mejorar la eficacia y por parte de la sociedad para aumentar la seguridad y preservar el medioambiente”. “El vehículo del futuro, con conducción autónoma, estará en comunicación permanente con las infraestructuras. Actualmente trabajamos en tecnologías al servicio del cumplimiento de las normativas de emisiones, reduciendo el consumo de combustible y con un mejor entendimiento de la vida de los productos y los materiales, utilizando materiales sostenibles”.

Por su parte, Mercedes-Benz Trucks, aporta a la revolución tecnológica del transporte su sistema “Uptime” y nuevos vehículos con nivel 4 de automatización. Alberto Merino, gerente de Marketing-Producto de la compañía, ha explicado cómo el sistema Uptime permite una conexión del vehículo, la empresa y el taller, ofreciendo asistencia en tiempo real y la prevención de averías, mediante una monitorización permanente, que analiza los indicios previos a un fallo del motor. De esta manera, el sistema avisa a la empresa de transporte de la posible avería, pudiendo coordinar la asistencia en un taller situado en la ruta y minimizando la paralización del vehículo.

Por otro lado, el fabricante de la estrella ya cuenta con camiones dotados de un nivel 4 de automatización, en los que el conductor no es requerido durante el proceso y el vehículo tiene control total de la dinámica de conducción en todas las situaciones. El conductor está presente, pero requiere una mayor formación y nivel de conocimientos tecnológicos. Según Alberto Merino, “el horizonte de implantación como fabricante es de ocho años. El sistema cuenta con radares frontales y laterales, cámara estéreo, comunicaciones a través de wifi e interconexión de todos los elementos. Cuenta con asistente de giro y reconocimientos de peatones, ciclistas y obstáculos; sistema de frenada de emergencia y comunicación con el entorno (otros vehículos y señales de tráfico). Todo ello genera rentabilidad a la empresa”.

Fuente de la noticia: http://www.todotransporte.com/la-revolucion-tecnologica-que-afronta-el-transporte-fracasara-sin-la-coordinacion-de-todos-sus-actores/

Haz click para añadir comentario

You must be logged in to post a comment Login

Leave a Reply

Noticias

Más en Noticias

El cambio del término transporte intermodal por combinado genera incertidumbre

admin28 Julio, 2017

Autopistas (Abertis) participa en el proyecto Inframix de infraestructura vial, subvencionado con 4,5 millones

admin28 Julio, 2017

Britain to ban petrol and diesel cars from 2040

admin28 Julio, 2017

El megatransporte español más largo de la historia regresa a Japón

admin28 Julio, 2017

¿Cuánto puede cambiar la movilidad en 25 años?

admin28 Julio, 2017

¿Un pavimento ecológico para limpiar el aire de las ciudades?

admin28 Julio, 2017

Reino Unido innovará en V2G

admin28 Julio, 2017

La carretera del futuro carga nuestro coche eléctrico mientras circula

admin28 Julio, 2017

Chevrolet inicia un movimiento verde con buses Euro V

admin28 Julio, 2017