Noticias

Las ingenierías reclaman un plan para revitalizar “infraestructuras muertas”

Las ingenierías reclaman un plan para revitalizar “infraestructuras muertas”

La patronal de ingeniería Fidex, que agrupa a nueve de las mayores empresas del sector en España, reclama al Gobierno que salga de las urnas el próximo 20 de diciembre “un plan de estudio de todas las grandes infraestructuras levantadas en la época del boom constructor y que actualmente se encuentran infrautilizadas, generando unos costes de mantenimiento más que innecesarios”.

En concreto, Fidex propone un estudio profundo de cada caso particular que abarque todos aquellos aeropuertos, carreteras o infraestructuras actualmente en desuso o infrautilizados, con el objetivo de “darles una segunda vida o incluso estudiar su desmantelamiento si no resultara viable esta segunda oportunidad”. Según los datos aportados por esta organización, “mantener aeropuertos sin aviones o carreteras sin tráfico conlleva cada año en mantenimiento cerca del 1% del coste total de ejecución de la obra, lo que supone un gasto público a fondo perdido”.

Esta medida forma parte del “programa electoral” elaborado por Fidex con motivo de las elecciones generales del 20 de diciembre, con el objetivo de sentar las bases en materia de ingeniería civil en España a veinte años con una visión largoplacista y haciendo prevalecer los criterios técnicos sobre los políticos, y las necesidades reales de la sociedad sobre las pleitesías electoralistas.

El programa de las ingenierías privadas apuesta por recuperar el pulso inversor aprovechando el contexto de mejora económica. “Esta recuperación debe acabar así con la contracción inversora extrema observada durante la crisis, cuando el nivel de inversión en infraestructuras pasó de suponer el 3,4% del PIB al 1,3%”, aseguran en un comunicado, en el que advierten de que “ninguna de las grandes economías europeas redujo tanto esta partida hasta sobrepasar como hizo España el umbral del 2% con el se pone en riesgo el desarrollo económico de un país”. “Es por tanto el momento -aseguran- de recuperar niveles aceptables de inversión y, como mínimo, situarnos en el 2-2,5% en el que están los países de nuestro entorno”.

Plan de mínimos en nueva infraestructura

Este aumento de la partida presupuestaria debe ir dirigido, según Fidex, a la construcción de aquellas infraestructuras imprescindibles que quedan por construir, como mejoras de los accesos por carretera a las grandes ciudades, conexiones ferroviarias con los principales puertos marítimos o impulsar el transporte ferroviario de mercancías. “Todas estas actuaciones deberían formar parte de un plan integral que desarrollara y conectara infraestructuras y medios de transporte como un todo, por lo que debería ser consensuado por los partidos políticos con el objetivo de alcanzar un pacto de Estado que asegure su cumplimiento a lo largo de las distintas legislaturas y bajo distintos gobiernos”.

Otro punto “innegociable”, según la patronal, “son las alrededor de 600 depuradoras que aún faltan por levantar en poblaciones de más de 5.000 habitantes, tal como exige la normativa europea y cuyo incumplimiento aboca al país a sanciones económicas con cargo al erario público”.

Asimismo, reclaman al Gobierno saliente de las urnas “el deber de conservar y mantener el patrimonio levantado a lo largo de las tres últimas décadas para evitar malograr la inversión realizada con el sobrecoste que esto conlleva”. “Y es que conservar supone hasta un 70% menos de coste que recuperar esa infraestructura tras su deterioro absoluto”.

Esta situación es particularmente grave en las carreteras, “donde la falta de mantenimiento y conservación afecta seriamente a la seguridad vial e implica costes extras a los conductores en forma de mayores gastos de combustible o averías, que rondan los 2.000 millones de euros anuales”.

De cara a los Presupuestos Generales del Estado de 2017, en vista de que los de 2016 ya están aprobados, Fidex reclama que se separen las partidas de inversión en ingeniería y en construcción de infraestructuras. El objetivo es conocer de forma clara, precisa y con total transparencia lo que invierte la Administración española en ingeniería civil, y al mismo tiempo permitir a las ingenierías actuar con previsión y conocer con tiempo el escenario inversor público para el año venidero.

Finalmente, consideran que el próximo Ejecutivo tendrá la tarea de culminar la trasposición de la directiva Europea de Contratación Pública. Una normativa europea que debe traducirse en una nueva ley de Contratos del Sector Público y que debe estar lista para abril de 2016. “Independientemente de los plazos, cuyo incumplimiento no obstante podría conllevar sanciones por parte de Bruselas, la ley que se apruebe en las Cortes Generales debería reconocer el carácter intelectual de los trabajos de ingeniería con el fin de contratarlos en base a criterios de calidad y no mediante meras subastas”.

Desde Fidex se reclama que las ofertas que se presenten a los concursos públicos valoren en un 80% la calidad y un 20% el precio, como sucede en los países más avanzados de nuestro entorno, acabando así con la subasta de la ingeniería al mejor postor.

Otra de las tareas que le esperan al nuevo Gobierno es la puesta en práctica de la nueva ley de Régimen Jurídico del Sector Público, que entra en vigor en noviembre de 2016. “El texto legal establece las condiciones para operar como medio propio del Estado, y por tanto que un ente de la Administración pueda adjudicar contratos a través de encomienda de gestión y no en un concurso público al que puedan optar las compañías privadas”. No obstante, para evitar aquello de “hecha la ley, hecha la trampa”, desde Fidex se pide controlar que todas y cada una de las encomiendas de gestión cumplan con los requisitos de urgencia real, cuestión de seguridad nacional o ausencia de oferta a través de la Intervención General del Estado (IGAE).

Según el director general de Fidex, Fernando Argüello, “no es fácil entender que España sea tan hábil para diseñar un sistema legal en el que se subasta la ingeniería, se reducen las inversiones y se engorda la empresa pública a costa de hacer morir de inanición a la ingeniería privada, y no seamos capaces de comprender e interiorizar que apenas dos puntos más de inversión en ingeniería, del 3 al 5% de la inversión total de la obra, suponen ahorros medios del 30% en el coste de ejecución, por no hablar de cumplimiento de los plazos, y acabar así con ese estigma de incumplidor que tiene nuestro país. Hay que cambiar esta situación pero dependemos de la voluntad política, del nuevo Gobierno y las Cortes resultantes del 20D”.

Fuente de la noticia: http://elvigia.com/las-ingenierias-reclaman-un-plan-para-revitalizar-infraestructuras-muertas/?mc_cid=ec8ec62572&mc_eid=21e52eb4d2

Haz click para añadir comentario

You must be logged in to post a comment Login

Leave a Reply

Noticias

Más en Noticias

Abierto el plazo para la justificación científico-técnica de diferentes convocatorias de proyectos

admin16 febrero, 2018

Los Reyes entregan los Premios Nacionales de Innovación y de Diseño 2017

admin16 febrero, 2018

Los sistemas de transporte inteligente, objetivo criminal

admin16 febrero, 2018

Asturias impulsa una red de once puntos universales de recarga rápida de baterías de vehículos

admin16 febrero, 2018

MobilEye: «El coche autónomo no va a hacer una interpretación de las normas de tráfico»

admin16 febrero, 2018

Abertis: redefinir las infraestructuras viales ante la digitalización

admin16 febrero, 2018

Las nuevas carreteras recargarán los coches y darán luz a la ciudad

admin16 febrero, 2018

¿Transporte gratis? Ya sería una realidad en este país ¡y por una buena causa!

admin16 febrero, 2018

La Guardia Civil lo intenta de nuevo: así se toma una rotonda

admin16 febrero, 2018