Noticias

Objetivo: reducir la contaminación en España

Objetivo: reducir la contaminación en España

Las boinas de contaminación que, lamentablemente, cubren los cielos de muchas de nuestras ciudades piden a gritos un cambio en nuestros hábitos energéticos. Más de 400.000 personas mueren prematuramente cada año en la Unión Europea (UE) por la mala calidad del aire y varios millones padecen enfermedades respiratorias y cardiovasculares provocadas por la contaminación, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), que además apunta que el 92% de la población mundial vive en lugares donde no se respetan las directrices de la OMS sobre la calidad del aire.

La Comisión Europea (CE) advirtió el pasado febrero a España (y a otros cuatro países de la UE) de superar continuadamente los límites de contaminación permitidos. En el caso de nuestro país, el problema radica sobre todo en las dos ciudades principales, Madrid y Barcelona, cuyos ayuntamientos lanzaron ya el año pasado medidas para restringir la circulación.

Según los expertos, la calidad del aire de cada municipio, aunque depende exclusivamente de dicho municipio, se ve perjudicada principalmente por tres motivos: la calefacción doméstica, los procesos industriales peri-urbanos y sobre todo el transporte por carretera, responsable de más del 65% de la contaminación.

“En España, el transporte pesado por carretera emite alrededor de 22 MtCO2 equivalentes”, según el informe Un modelo energético sostenible para España en 2050, elaborado por Deloitte, que aboga por promover el gas natural como combustible en el transporte para mejorar la calidad del aire.

Según los expertos, el gas natural vehicular (GNV), tanto en su uso como gas natural comprimido (GNC) para el transporte ligero, como su empleo como gas natural licuado (GNL) para barcos y transporte pesado, está llamado a ser el combustible del futuro en el transporte debido a sus múltiples ventajas, no solo económicas sino también medioambientales.

El gas natural es la fuente de energía más limpia, menos contaminante y con menor contenido en carbono de todos los combustibles fósiles, por lo que toma una especial importancia para la reducción de las emisiones de agentes contaminantes y para la mejora de la calidad del aire. En comparación con otros combustibles, el gas natural reduce considerablemente las emisiones de óxidos de nitrógeno (NOx) y casi completamente las emisiones de partículas en suspensión y dióxido de azufre (SO2), principales causantes de problemas de salud respiratorios.

Más allá de la calidad del aire, el gas natural contribuye también a la lucha contra el cambio climático puesto que reduce de media un 25% las emisiones de dióxido de carbono (CO2), principal causante del efecto invernadero.

El gas natural juega un papel clave hacia un planeta más sostenible puesto que en su combustión produce de un 40 a un 45% menos dióxido de carbono (CO2) que el carbón y entre un 20 y un 30% menos que los productos petrolíferos. Así, cada m3 de gas natural consumido evita la emisión a la atmósfera de 1,6 kg de CO2 (en sustitución del carbón) y 0,7 Kg de CO2 (en sustitución de productos petrolíferos).

Apostar por el gas natural

“El gas natural es ya una tecnología suficientemente madura para jugar un papel relevante en la reducción de las emisiones”, según el informe de Deloitte que explica que para impulsar esta energía como combustible “se deberían desarrollar los mecanismos adecuados y la regulación apropiada que incentiven la construcción de infraestructuras de repostaje; crear una estrategia de desarrollo e implementación del gas natural para el transporte pesado; y realizar campañas de difusión para comunicar sus ventajas”.

El número de vehículos en España que utilizan el gas natural como combustible crece cada año y se sitúa actualmente por encima de los 6.000, lejos de países como Italia o Alemania y de los 20 millones de vehículos que utilizan gas natural en todo el mundo, según datos de la Asociación Ibérica de Gas Natural para la Movilidad (Gasnam).

A priori, según el mismo informe, “la principal barrera para el despliegue de vehículos pesados de gas natural puede ser la limitada disponibilidad de estaciones de repostaje de gas natural en la geografía española. Sin embargo, dado que en el caso de los camiones suele tratarse de flotas de empresas o tienen asignadas estaciones de repostaje concretas, únicamente se necesitaría la adaptación de aquellas estaciones de repostaje con previsiones de elevada demanda”.

De la misma manera que ocurre con el transporte por carretera, el GNV, en su modalidad licuada o GNL, es también un combustible con gran potencial para descarbonizar el transporte marítimo puesto que la gran mayoría de las embarcaciones funcionan actualmente con productos derivados del petróleo.

Fuente de la noticia: http://www.expansion.com/promociones/native/2017/03/13/

Haz click para añadir comentario

You must be logged in to post a comment Login

Leave a Reply

Noticias

Más en Noticias

Toyota explora la aplicación de la pila de combustible de hidrógeno a los camiones

admin21 Abril, 2017

De Ciudad de México a París en hyperloop: así serán los mapamundi de un futuro hiperconectado

admin21 Abril, 2017

Convocatorias I+D: Iberoeka, Eureka, Bilaterales, Unilaterales (Uruguay, Israel, India, Egipto)

admin21 Abril, 2017

BIM for Infrastructure: How to upskill your existing teams and take on apprentices

admin21 Abril, 2017

Cuarta Llamada / Convocatoria Bilateral España-Uruguay para la Financiación de Proyectos Empresariales de Desarrollo e Innovación Tecnológica. (2017.Fase I)

admin21 Abril, 2017

Fomento inicia las obras de ampliación de carriles de la autovía A-5 en Móstoles

admin21 Abril, 2017

El PIVE cambiará a un plan de ayudas al vehículo eficiente y el MOVEA se retrasará hasta otoño

admin21 Abril, 2017

¿Por qué estos más de 100 autobuses son tan importantes para Tokio (y para el mundo)?

admin21 Abril, 2017

Segunda edición del Premio Internacional de Obra Pública Agustín de Betancourt

admin21 Abril, 2017