Noticias

Tailandia quiere acabar con las carreteras más mortales de Asia

Tailandia quiere acabar con las carreteras más mortales de Asia

Tui se ha pasado los últimos cinco años al volante de una pequeña furgoneta blanca transportando pasajeros entre Bangkok y Samut Sakhon, un polo industrial a poco más de una hora al sur de la capital tailandesa. “Quiero dejarlo ya. Veo accidentes todos los días”, asegura el conductor segundos antes de realizar una maniobra de dudosa seguridad. Las estadísticas confirman las observaciones de Tui. Las siniestras carreteras tailandesas registran la mayor tasa de muertes en accidentes de tráfico por cápita de Asia, según datos de la Organización Mundial de la Salud, y la segunda del mundo, detrás de Libia.

Ahora, el gobierno militar, en el poder desde el golpe de Estado de mayo de 2014, está utilizando su incontestable poder legislativo para modificar la arcaica ley vial de 1979 y está redactando una serie de reformas que, según las previsiones, se aprobarán durante los próximos meses. Éstas incluirán la reducción de la cantidad de alcohol en sangre permitida, con un incremento de las penas para los infractores, la obligatoriedad de usar el cinturón de seguridad para todos los pasajeros y cambios en los límites de velocidad, según Liviu Vedrasco, especialista en seguridad vial de la Organización Mundial de la Salud en Tailandia.

El gobierno quiere así mejorar la seguridad vial, pero evitar también la mala imagen que los accidentes pueden causar en la industria turística, una de las principales del país. Así, las carreteras son la principal causa de muerte para los turistas que visitan Tailandia, con un 40 por ciento del total según los datos de la Oficina Nacional de Prevención y Asistencia para el Fraude en el Turismo para 2015.

La velocidad, aseguran los expertos, es uno de los principales problemas. La velocidad mata y en Tailandia no es diferente, asegura Vedrasco. Tailandia tiene así una de las velocidades en vías urbanas más altas del mundo, con un límite de 80 kilómetros por hora. En vías interurbanas el límite suele ser de 90 kilómetros por hora y de 120, en vías rápidas. Los conductores ni siquiera conocen esos límites, asegura Kunnawee Kanitpong, directora del Centro de Investigación sobre Accidentes en Tailandia, quien asegura que por ello se los saltan con frecuencia. Así, cuando lo permite el tráfico más congestionado del mundo, según el fabricante de dispositivos de localización GPS TomTom, es habitual ver pasar a coches a más de 100 kilómetros por hora por las avenidas de Bangkok, generalmente a altas horas de la madrugada.

La rigidez del sistema hace además que las autoridades locales no puedan modificar los límites de velocidad. La velocidad debería ser adaptable a las características de la carretera, continúa Kanitpong, quien asegura que para ello el gobierno debería realizar una clasificación de las carreteras que ayude a los organismos locales a establecer límites más adecuados. Según Vedrasco, este cambio también está previsto entre las reformas del gobierno.

Las minivans como la que conduce Tui se han convertido más recientemente en una de las prioridades después de que el pasado mes de enero 25 personas murieran en un choque entre una de esas furgoneta y una pick-up que también transportaba pasajeros en su parte trasera. El gobierno ha asegurado así que obligará que las furgonetas sean sustituidas por minibuses de 20 pasajeros. El problema con las minivans es que los conductores cobran más cuantos más pasajeros transportan y por eso tienen más accidentes. Van más rápido y arriesgan más, explica Kunnawee Kanitpong. Si el sistema es el mismo, aunque se pongan minibuses, seguirá habiendo problemas con la velocidad, continúa la experta quien asegura, no obstante, que en caso de accidente se podría reducir la mortalidad ya que los minibuses tendrían salida de emergencia. La medida es, sin embargo, polémica ya que las minivans, generalmente de entre 9 y 15 plazas, son un medio de transporte fundamental no sólo para los locales, sino también para la industria turística del país.

Conductores soñolientos

Tui suele hacer al menos ocho viajes diarios con su furgoneta y es raro el día que trabaja menos de 10 horas. Sin descansos. El cansancio se acumula, asegura; algo normal para los conductores de furgonetas como él, que cobran según el número de viajes que realizan y la cantidad de pasajeros que transportan. “Los conductores trabajan mucho porque tienen salarios muy bajos y se les paga por pasajero”, explica Manoon Leechawengwongs, un académico que estudia la incidencia del sueño en los accidentes. “No se le da ninguna importancia al sueño. Pero en enero de 2017, de las 98 muertes, 89 se debieron al cansancio“, aseguran Manoon. “Las estadísticas del gobierno no son fiables. Si no se conocen las causas, no se pueden tomar medidas”, continúa.

Para Manoon, la propuesta de cambiar las furgonetas por minibuses será inútil ya que no resuelve el problema de base: los conductores están demasiado cansados. “El minivan no es el problema. Si ponen minibuses, y el conductor se sigue quedando dormido, en vez de 15, morirán 20 personas“, asegura.

No es la única crítica de los expertos a las propuestas de gobierno. Para Vedrasco, se debería prestar más atención a las motocicletas, vehículo en el que viajan siete de cada diez víctimas del tráfico, según la OMS. Otros países de la región, como Vietnam, han creado carriles específicos para las dos ruedas, a menudo separados con un pequeño bordillo, para evitar accidentes fatales. Las carreteras en Tailandia son un bien preciado y no quieren utilizar 2 ó 3 metros para hacer una pista para motocicletas, dice Vedrasco.

Las deficiencias en la implementación de la ley es otro de los principales problemas en Tailandia. Así, aunque es supuestamente obligatorio el uso del casco tanto para el conductor como el pasajero de las motocicletas, los agentes apenas amonestan a los infractores. Tiene que haber una implementación de la ley más dura para que se respete más, asegura Vedrasco.

Luchar contras las carreteras más peligrosas de Asia no es fácil, y no es la primera vez que el gobierno intenta atajar el problema. Desde 2011 se han incrementado las acciones de educación vial dentro de la Década de Acción sobre Seguridad Vialpromovida por la OMS y el gobierno asegura que se está aplicando la ley de forma más estricta. Sin embargo, los números no paran de crecer y la campaña de Año Nuevo terminó con 426 muertos por accidentes de tráfico, un 25 por ciento más que el año anterior durante las mismas fechas. Y la mayor parte de los expertos son poco optimistas sobre el éxito de las medidas propuestas. “Aún queda mucho por hacer para que las carreteras sean seguras, y con la política actual no se va a resolver”, dice Kunnawee Kanitpong.

Fuente de la noticia: http://www.elconfidencial.com/mundo/2017-03-03/tailandia-accidentes-mortales-carreteras-programa_1341430/

Haz click para añadir comentario

You must be logged in to post a comment Login

Leave a Reply

Noticias

Más en Noticias

Toyota explora la aplicación de la pila de combustible de hidrógeno a los camiones

admin21 Abril, 2017

De Ciudad de México a París en hyperloop: así serán los mapamundi de un futuro hiperconectado

admin21 Abril, 2017

Convocatorias I+D: Iberoeka, Eureka, Bilaterales, Unilaterales (Uruguay, Israel, India, Egipto)

admin21 Abril, 2017

BIM for Infrastructure: How to upskill your existing teams and take on apprentices

admin21 Abril, 2017

Cuarta Llamada / Convocatoria Bilateral España-Uruguay para la Financiación de Proyectos Empresariales de Desarrollo e Innovación Tecnológica. (2017.Fase I)

admin21 Abril, 2017

Fomento inicia las obras de ampliación de carriles de la autovía A-5 en Móstoles

admin21 Abril, 2017

El PIVE cambiará a un plan de ayudas al vehículo eficiente y el MOVEA se retrasará hasta otoño

admin21 Abril, 2017

¿Por qué estos más de 100 autobuses son tan importantes para Tokio (y para el mundo)?

admin21 Abril, 2017

Segunda edición del Premio Internacional de Obra Pública Agustín de Betancourt

admin21 Abril, 2017