In Noticias

Exingenieros de Google crean la startup Otto para desarrollar camiones de larga distancia de conducción autónoma antes que lleguen los vehículos de pasajeros.

La empresa Otto está dirigida por 15 exingenieros de Google entre los que forman parte los principales exponentes del proyecto de conducción autónoma que han dejado la marca. Eso es lo que The New York Times acaba de informar, además de precisar que, según la opinión de estos ingenieros, la llegada los camiones autónomos podría ser más aceptable para los reguladores y más económico.

Parece ser que según el Departamento de Transporte, el 5,6% de las millas recorridas por los camiones con conductor son responsables de un 9,5% de los accidentes de tráfico. En los últimos años, en promedio, ocho personas mueren en la carretera debido a los accidentes de camiones todos los días.

La tecnología de conducción autónoma juega a favor a las necesidades de inversión para sufragar costes  elevados para el equipamiento de un coche autónomo  en relación a la inversión de un gran camión. Teniendo en cuenta que un equipo láser que utiliza el proyecto de Google cuesta 75.000 dólares  y aunque están bajando los precios, para el camión remolque podría tener más sentido por sus características robóticas.

Razones para la reflexión del sector del transporte en EE.UU y la conducción autónoma

El planteamiento no deja de ser lógico en cuanto a las posibilidades de su aplicación en el ámbito comercial, también por razones de seguridad, e incluso medioambientales.

Hoy en día, las carreteras interestatales estadounidenses totalizan 222.000 millas y llevan a los 4,3 millones de camiones comerciales que se han vuelto tan poderoso símbolo del sistema de transporte de América como los propios caminos.

En un día cualquiera, los camiones mueven el 70 por ciento de toda la carga en los EE.UU. – que es de 14 mil millones de toneladas de carga al año. En los próximos años, estas cifras seguirán subiendo para mantener el ritmo de la creciente demanda de incluso más bienes, entregados más rápidamente.

Uno de cada siete camiones está impulsando vacío en la carretera, lo que contribuye a la gran congestión en las carreteras. Los camiones grandes representan el uno por ciento de los vehículos en la carretera, pero crean el 28 por ciento de la contaminación de origen carretera.

Actualmente se carece de la infraestructura y personal para apoyar el aumento de la demanda de transporte por carretera. En 2015, la Asociación Americana de Transporte informó de una escasez de cerca de 50.000 conductores, y se proyecta que crezca a casi 150.000 en 2020.

La preocupación

De acuerdo con la American Trucking Associations hay más de tres millones de conductores de camiones en los Estados Unidos, ,y aproximadamente uno de cada 15 trabajadores en el país se emplea en el negocio de camiones.

Existe, por otro lado, la preocupación de que si los camiones comerciales fueran completamente automatizados, sería económicamente devastador para las ciudades pequeñas de América que se desarrollan desde el apoyo a la industria del transporte de larga distancia. Desde un punto de vista laboral para los propios conductores, así como en las economías territoriales de las ciudades, gasolineras y servicios, podría repercutir muy negativamente.

Anthony Levandowski y Lior Ron, fundadores de Otto, han hecho crecer la compañía incorporando 41 empleados que con tres camiones Volvo de prueba ya han recorrido más de 10.000 millas. Por lo que parece,  Levandowski ya demostró maneras cuando siendo estudiante de ingeniería  industrial en Berkeley diseñó un giroscopio que llamó la atención del Pentágono. Más tarde Google incorporó sus sistemas y logros para el proyecto de coche autónomo.

Según el The New York Times, Levandowski dejó su puesto en Google  porque estaba ansioso por comercializar un vehículo de autoconducción lo más rápido posible:
Google está muy centrado en hacer lo que están haciendo y me sentí que era el momento de ver algo nuevo pronto, y me gustó la idea de traer camiones al mercado.

Lio Ron, el otro socio de la compañía, es un experimentado ingeniero de software de Google con formación en inteligencia del ejercito israelí. En su origen era el ingeniero principal de Google Maps y también trabajó en la compañía de telefonía móvil de Motorola en investigación robótica.

La apuesta desde Silicon Valley centrada en la marcha en convoyes de camiones para una mejor eficiencia y algunas pruebas en Europa con Volvo y otros fabricantes en autopistas sobre conducción autónoma, complementan esta nueva apuesta centrada en los camiones de largo recorrido.

Las dificultades para llevar a cabo estos proyectos, en muchos casos no son puramente tecnológicas, el factor regulatorio en cada estado y la competencia asociada también pisan el freno a los avances y voluntades de sus promotores. Hay estados como California que prohíben que un camión viaje solo con un conductor en cabina, sin embargo hay otros como Texas o en Nevada que sí están por la labor de los nuevos avances técnicos.

Aunque parece ser que estemos en un proceso que requiere tiempo para todos los actores implicados, especialmente los tres millones de conductores, la propuesta de la compañía Otto se centra en principio para los operadores propietarios que son dueños de sus propias plataformas y que les permitiría aumentar su productividad al poder dormir en los viajes de largo recorrido prescindiendo de la necesidad de un segundo conductor.

 

Recommended Posts

Dejar un comentario

Contact Us

We're not around right now. But you can send us an email and we'll get back to you, asap.

Not readable? Change text. captcha txt

Start typing and press Enter to search

X