In Noticias

Puede ocurrir que en un futuro cercano nuestro vehículo eléctrico decida en un momento dado que necesita energía y se disponga a conseguirla sin obligarnos a parar. Aunque ya lleve años de desarrollo, esta tecnología de propulsión se encuentra aún en un punto bastante inicial de desarrollo, no tanto por lo que se ha conseguido ya sino por lo que queda por avanzar. El tema de la recarga es, sin duda, una de las cuestiones fundamentales. Varias iniciativas practican ya con carreteras por las que circular y alimentar el motor, además de cargar baterías, todo a la vez. Dos métodos ganan la partida por el momento y uno de ellos, la carga inalámbrica, se ensaya en diferentes puntos de prueba en Reino Unido, Corea del Sur y otras localizaciones. La idea es que el vehículo que necesite energía circule sobre el carril preparado para enviársela por inducción, de la misma forma que se hace ya en cepillos eléctricos y algunos teléfonos móviles, por ejemplo. Bajo el firme, la base emisora conectada a la red crea un campo electromagnético del que se aprovecha el vehículo, que por supuesto ha de contar con los equipos necesarios para llevar a cabo el proceso contrario, transformar esas ondas en electricidad.

Inversión

Y este modelo es válido para carreteras, para instalar en semáforos, en aparcamientos de centros comerciales o incluso en el propio garaje de la comunidad. ¿Inversión? Alta, pero no tanta. No es necesario dotar a todas las vías de esta tecnología, ya que para llegar de un tramo a otro, las baterías son la solución. Pero serían más pequeñas, lo que supondría menos peso en los vehículos, menos espacio y sobre todo, un precio menor, lo que el consumidor seguro que agradece.

En Suecia, el experimento tiene mucho que ver con los scalextric de toda la vida, también con algunos ferrocarriles subterráneos. En este sistema, el vehículo en cuestión despliega un brazo móvil que se conecta a un raíl electrificado instalado en el asfalto. Los desarrolladores cuentan con que coches, furgonetas y camiones sepan cuándo necesitan conectarse sin que el conductor se tenga que preocupar de ello.

Los promotores también sostienen que el coste de este sistema es menos de lo que en un primer momento cualquiera podría imaginar. Su teoría es similar a la que se estima en el caso de la inducción: solo se tiene que electrificar una mínima parte de las carreteras. Tomando como ejemplo su país, han calculado que con el 4% de los kilómetros asfaltados serían suficientes, 20.000 km de los 500.000 de los que disponen en esta nación escandinava. En su planificación han tenido en cuenta que nunca haya un tramo separado por más de 45 km de otro, distancia asequible para pequeños acumuladores.

¿Cuánto tardaremos en viajar sobre una autopista que incorpore alguno de estos sistemas?

Fuente de la noticia: https://www.larazon.es/lifestyle/la-razon-del-verano/carreteras-que-cargan-coches-JK19642812

Recent Posts

Dejar un comentario

Contact Us

We're not around right now. But you can send us an email and we'll get back to you, asap.

Not readable? Change text. captcha txt

Start typing and press Enter to search

X