In Noticias

La mejora de las carreteras y vías de circulación han sido una de las medidas fundamentales para la disminución de los accidentes de tráfico y, por tanto, de la pérdida de vidas en incidentes de este tipo. Pero, aunque el estado de las infraestructuras no se puede comparar con hace décadas, lo cierto es que algunas vías se han visto descuidadas y son muchas las que necesitan una adecuación. Para ello, el Ministerio de Trasporte ha incluido en sus presupuestos una partida de 1.240 millones de euros para reducir el déficit de conservación de la red de carreteras, un déficit que alcanza los 7.463 millones según AEC. Pero no toda la seguridad depende del asfalto y, por eso, el Gobierno también está trabajando en opciones para acabar con la niebla en las carreteras.

La niebla es un fenómeno meteorológico que supone una disminución considerable de la visibilidad. Cuando es muy densa, se hace imposible la conducción con unas mínimas garantías. Esto es especialmente problemático en determinadas zonas donde las condiciones son propicias para la aparición de estas gotas de agua en suspensión. En algunos puntos de la red de carreteras españolas se hace necesario cortar y desviar el tráfico con cierta regularidad, por lo que el Gobierno ha comenzado a probar mecanismos para acabar con la niebla en las carreteras.

El caso de la A-8 en Lugo

El primer punto en el que se ha decidido probar esta nueva tecnología se sitúa en Lugo. Concretamente hablamos de los puntos kilométricos del 545+780 al 549+780. ¿Por qué se ha elegido esta zona? En primer lugar, porque en ese tramo de carretera la niebla es frecuente y su densidad obliga a desviar el tráfico de manera habitual. En segundo lugar, por su importancia geográfica. Su corte no solo supone un incordio para los vecinos de la zona, sino que afecta al comercio de una zona de gran importancia ganadera, entre otras cosas.

Esta zona de la A-8 permite conectar Galicia con la cornisa cantábrica y, además, sirve para unir este territorio con las redes transeuropeas de transporte. Concretamente, los kilómetros mencionados se corresponden con el alto do Fiouco, un lugar donde las condiciones para producirse la niebla son muchas. Cuando hay una zona anticiclónica al norte en la costa, el aire cálido que llega se ve obligado a subir para pasar al otro lado de las montañas, teniendo como consecuencia que el agua que arrastra se condense. Una circunstancia favorecida por la sal que porta el aire marino.

Para poner fin a los problemas de seguridad que acarrea la niebla en las carreteras, se instalaron medidas en este tramo de la A-8 para mitigar sus efectos y mejorar la visibilidad. Sin embargo, cuando la niebla es especialmente densa estas medidas no cumplen y se hace necesario desviar el tráfico. Por ello, el Ministerio de Transportes puso en marcha una Compra Pública de Innovación (CPI) mediante la cual se han seleccionado cuatro proyectos que se encuentran en fase de construcción y experimentación.

Los prototipos para acabar con la niebla en las carreteras

Cuatro son los prototipos que han pasado a la fase de experimentación. Dos de ellos, están pensados para ayudar a la conducción, mientras que los otros dos actúan directamente para acabar con la niebla en las carreteras.

Para más información, acceda a: https://noticias.coches.com/noticias-motor/cero-niebla-en-las-carreteras-el-nuevo-objetivo/420940

Recent Posts

Dejar un comentario

Contact Us

We're not around right now. But you can send us an email and we'll get back to you, asap.

Not readable? Change text. captcha txt
0

Start typing and press Enter to search

X