In Noticias

Existen cinco retos para la incorporación definitiva de los vehículos cien por cien eléctricos en el parque español: el aumento de los incentivos a la compra y al uso; el desarrollo y la ampliación de la infraestructura de carga en las ciudades y en los corredores; la modificación del actual decreto sobre gestor de cargas; una mayor colaboración público-privada para la incorporación de vehículos cero emisiones en flotas de servicio; y la divulgación y la comunicación a la sociedad.

La envergadura del reto no es cualquier cosa. En un mercado residual (en números gruesos, del millón de turismos que se matriculan al año en España, apenas 4.000 son eléctricos), el margen de crecimiento es enorme. De ahí que en los últimos meses a nadie le extrañe que una misma marca ofrezca en su catálogo más de un modelo con la susodicha tecnología. Pioneras como Nissan, premium como BMW, populares como Citroën, exóticas como KIA, y, cómo no, la omnipresente Tesla, abanderan el movimiento eco-friendly del motor.

 El goloso negocio de las tecnologías alternativas y la movilidad sostenible, desconfían los pulcros de la moral. Una industria pesada y longeva como la del automóvil con la tierra prometida de la electrificación en el horizonte, apuntan los más optimistas. En lo que hay consenso es que un gran cambio se avecina, y las marcas de automoción afilan sus cuchillos, amenazadas por la pujanza de las tecnológicas.

Y en este punto, sí que puede afirmarse que la experiencia es un grado. Las automovilísticas tienen el músculo del que carecen las outsiders. Nissan, líder eléctrico con su compacto Leaf, promete con un turismo realista por formato, diseño y precio una autonomía de 500 kilómetros para 2017. Sigue siendo una distancia teórica, pero ya son números que tumban cualquier amenaza de quedarse tirado en mitad de la carretera o estar pendiente de dónde está el cargador más cercano.

De hecho, el fabricante japonés cree que en cuanto aumenten los volúmenes de compra y producción, la apuesta eléctrica será viable. Así lo ha dicho Marco Toro, Director General de Nissan Iberia en el II Foro de Movilidad Sostenible organizado por la marca. “El objetivo es cubrir las necesidades de transporte de la sociedad de la manera más limpia y eficiente posible”, apunta.

Sólo triplicando el mercado de vehículos eléctricos en España, con unos 12.000 vehículos puestos en circulación, ya se ahorrarían unos 40 millones de toneladas de emisiones de CO2, 16 millones de litros de combustible y 18 millones de euros al año. Por no hablar del ahorro para el bolsillo del cliente, calculado entre 2.000 y 4.50 euros anuales (dependiendo del perfil del usuario y sus necesidades y uso real); o lo que es lo mismo, con los precios actuales, amortizar el coste inicial de compra de un eléctrico estándar (no un Tesla, claro) en tres o cuatro años con un uso diario de 100 kilómetros.

Fuente de la noticia: http://www.eldiario.es/edcreativo/motor/retos-coche-electrico_0_580592653.html

Recommended Posts

Dejar un comentario

Contact Us

We're not around right now. But you can send us an email and we'll get back to you, asap.

Not readable? Change text. captcha txt

Start typing and press Enter to search

X