In Noticias

Desde este año, las llantas viejas desechadas tendrán un destino menos contaminante, inadecuado y peligroso que los separadores de las avenidas, las canales y su indebido amontonamiento en bodegas: se emplearán más como insumo en la construcción de carreteras nacionales y regionales.

El aprovechamiento de este producto aumentará en el país como efecto de las decisiones tomadas por la Vicepresidencia de la República, el Ministerio de Ambiente, el Instituto Nacional de Vías (Invías) y la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI), de impulsar –lo que llaman técnicamente– la utilización de la mezcla asfáltica modificada con gránulo de caucho reciclado (GCR) en la pavimentación de los corredores viales del país.

 En otras palabras, el grano de caucho que se obtenga de las llantas trituradas en plantas especiales servirá como materia prima para adicionarlo a la mezcla asfáltica que se aplicará, en adelante, a un tramo de los pavimentos en vías nacionales y secundarias.

Y el estímulo para que se emplee más esta nueva mezcla se dará en las licitaciones, con puntajes adicionales a los contratistas que ofrezcan su aplicación en la construcción de la vía.

De hecho, en las licitaciones del programa Vías para la Equidad que adjudicó el Invías el año pasado –exceptuando carreteras de regiones como las del Chocó –y que se empezarán a construir este 2016, se incluyó como requisito para los oferentes el compromiso de usar la mezcla asfáltica con grano de caucho reciclado en no menos del 10 por ciento de la pavimentación del total de la vía y en una longitud continua.

El director operativo de Invías, Ernesto Correa, explicó que la institución, como ente rector de las especificaciones en la construcción de carreteras, hizo el estudio técnico para incorporar la mezcla asfáltica modificada en los pavimentos.

“Había que romper la inercia con esta innovación, y es parte de la política del instituto de usar tecnologías nuevas y limpias. En la medida en que se siga empleando se abrirá la puerta para su mayor utilización”, manifestó.

El presidente de la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI), Luis Fernando Andrade, informó, a su vez, que en las licitaciones que abrirá este año para construir las autopistas de cuarta generación (4G) de la tercera ola se tendrá en cuenta la citada mezcla asfáltica con grano de caucho como factor de calidad, que dará un puntaje de 100 puntos más, a la hora de la calificar y adjudicar.

Los nuevos pliegos especifican que el proponente use la mezcla asfáltica con GCR igualmente en una longitud continua no inferior al 10 por ciento del total de la vía por construir. Si el proyecto es de 130 kilómetros, en 13 de estos se aplicará la mezcla asfáltica con el grano de caucho de llanta reciclada.

El uso de esta mezcla, incluso, ya está contemplado en las dos vías de 4G de la tercera ola que se adjudicarán en abril: Bucaramanga-Pamplona, cuya audiencia está prevista para el 22 de abril, y Pamplona-Cúcuta, el 29 de abril.

“El pavimento con caucho de llanta reciclada tiene la ventaja de que es más durable (toca repavimentar menos) y da mejor tracción para las llantas. Aunque la mezcla sea de mayor costo, resulta una mejor inversión a largo plazo, porque los pavimentos aguantan más”, indicó Andrade.

Por ahora, dijo, “estamos en un periodo de transición. Su uso será un proceso gradual, porque se necesita una gran infraestructura, instalaciones para almacenamiento de llantas, contar con buenas trituradoras y mezcladoras de asfalto que puedan utilizar la nueva tecnología. Aún no es obligatorio emplear la nueva tecnología, pero se podría pensar que en unos 5 años sí lo sea”.

De acuerdo con lo señalado por el vicepresidente Germán Vargas Lleras, en la construcción de la vía se incorpora el grano de las llantas porque “tiene mucha durabilidad, lo que permitirá construir carreteras de buena calidad”.

La meta

Vargas expresó que en el sector de infraestructura se podrán absorber, en esta primera etapa, más de 500.000 llantas usadas.

Se estima que en Colombia se desechan al año alrededor de 5’300.000 llantas usadas, que en peso equivalen a unas 100.000 toneladas. Del total de unidades generadas en el país, 2 millones se producen en Bogotá, casi una cuarta parte (37,7 por ciento), de acuerdo con informe del Ministerio de Ambiente, basado en el reporte del programa posconsumo de la Asociación Nacional de Empresarios de Colombia (Andi).

La mezcla asfáltica con grano de caucho reciclado viene empleándose en Europa y América Latina, en países como Estados Unidos, México, Brasil, Argentina, Chile y Costa Rica. En Colombia, el primero en utilizar este material reciclado en las vías fue el Instituto de Desarrollo Urbano (IDU), con pilotos en el 2003. Hoy es obligatorio aplicar la mezcla en un mínimo del 5 por ciento del total de la vía.

Estudios de la Universidad de los Andes sobre las vías del IDU hechas con el GCR han concluido que este incrementa la vida útil del pavimento y disminuye el ruido del tráfico al contacto con la carpeta asfáltica.

En las vías nacionales, las primeras pruebas las hizo hace unos dos años el concesionario San Rafael en el corredor Girardot-Ibagué-Cajamarca. Más exactamente, aplicó la mezcla modificada en 600 metros de la variante Picaleña.

El gerente de la concesión San Rafael, Ezequiel Romero, dijo que las pruebas mostraron que “el pavimento es más durable y así necesita menos intervenciones”. Agregó que el siguiente paso es invertir en una planta de asfalto moderna, con la tecnología que garantice la calidad de la mezcla requerida con el grano de la llanta reciclada.

Se calcula que para la producción de un metro cúbico de mezcla asfáltica con GCR se requieren aproximadamente 3 llantas y media.

Para la producción de una tonelada de grano de caucho reciclado se necesitarían 250 llantas.

Si se utiliza y aprovecha más este material usado en la infraestructura de carreteras, se garantizan buenas vías y se da, al mismo tiempo, una solución al grave problema ambiental que enfrenta el país, según ha resaltado el vicepresidente Vargas Lleras.

El nuevo combustible en los hornos de cemento

La llanta desechada, que además servirá de materia prima en la construcción de vías, ya empezó a tener otro uso. Desde el primer semestre del año pasado, Cementos Argos utiliza la llanta picada como combustible alternativo en los hornos de cemento de la planta Rioclaro, que funciona en Antioquia. El vicepresidente de Innovación de la cementera, Camilo Restrepo, informó que están procesando mensualmente alrededor de 1.000 toneladas de llantas y se subirán a 1.500. La idea es llegar a 20.000 toneladas anuales en la planta de Rioclaro.

“De la mano del Sistema Verde (que hace la recolección de llantas usadas en Bogotá, Medellín y otras ciudades) se inició el coprocesamiento en la planta Argos de Rioclaro, como parte clave para la solución de la problemática de las llantas en el país”.

La idea, expresó, es que este producto triturado sirva de combustible igualmente en la planta de Cartagena. Así la cementera tendría la capacidad de coprocesar unas 65.000 toneladas de este residuo al año. “Argos podría aportar el 60 por ciento de la solución a la disposición de las llantas. Usadas como combustible, no causan ninguna contaminación ambiental ni alteran la calidad del cemento, afirmó el directivo.

Fuente de la noticia: http://www.eltiempo.com/economia/sectores/infraestructura-en-colombia-vias-hechas-con-llantas-usadas/16483926

Recommended Posts

Dejar un comentario

Contact Us

We're not around right now. But you can send us an email and we'll get back to you, asap.

Not readable? Change text. captcha txt

Start typing and press Enter to search

X