In Sin categoría

En un garaje privado o comunitario, se puede recargar el vehículo mediante un enchufe común o instalando un dispositivo fijo en la pared, como el Wallbox de Volkswagen

Aunque los puntos de recarga públicos son ya muy numerosos y siguen en aumento, la forma más sencilla de utilizar un coche eléctrico para los trayectos urbanos cotidianos es la recarga doméstica. No puede ser más simple: basta con enchufar el coche a la red eléctrica con un enchufe normal (los llamados “Schuko”) mediante el cable incluido en el equipamiento de serie. Hay dos posibilidades, hacerlo en un garaje privado o en uno comunitario. En uno privado, naturalmente, no hay que realizar ningún tipo de instalación adicional. El coche se convierte en otro aparato eléctrico doméstico. Ni siquiera hace falta que la potencia contratada sea especialmente alta.

En un garaje comunitario también es posible cargar un coche eléctrico, aunque ahí sí hay que realizar una instalación adicional, más o menos sencilla. En la mayoría de los casos, consiste en crear una salida del contador propio hasta un enchufe en la plaza de garaje. En los casos en los que los contadores no estén próximos a la plaza, basta con añadir un segundo contador. En cualquiera de los dos casos, el usuario y no la comunidad será quien asuma el coste de la electricidad. El único requisito es informar por escrito a la comunidad de propietarios de la instalación o al administrador de la finca.

Aunque no es imprescindible para disfrutar de las ventajas de un coche eléctrico, Volkswagen ha desarrollado una gama de Wallbox que facilita aún más la experiencia de poseer y utilizar un coche eléctrico. Básicamente, se trata de un dispositivo que se acopla a la pared del garaje donde se va a realizar la carga. La instalación es muy simple y Volkswagen puede recomendar a un especialista local para realizarla. Una vez instalado, el resto del proceso es igual: al cerrar el coche comienza la recarga, pero con funciones adicionales según el modelo. Desde finales de 2019, Volkswagen comercializará tres tipos de Wallbox: ID.Charger, ID.Charger Connect e ID.Charger Pro. El primero, ID.Charger, es el más ventajoso por precio y su calidad es tan alta como la de los otros modelos. Además de la comodidad te detener incorporado el cable de carga (no es necesario usar el del coche), tiene protección contra sobretensión y admite una carga de hasta 11 kW, lo que reduce el tiempo del proceso.

El ID.Charger Connect, además de las ventajas de la versión anterior, permite integrar la Wallbox en la red doméstica de datos, bien por cable o de forma inalámbrica, e incluso mediante una conexión LTE opcional. Al estar integrado en la red doméstica, un usuario puede estar cómodamente sentado en su sofá y realizar funciones en el coche como monitorizar la carga, gestionar aplicaciones o actualizar el software, entre otras.

E ID.Charger Pro, además de todo lo anterior y el módulo LTE de serie, tiene incorporado un contador para controla el consumo de energía en kilovatios hora, lo que puede ser conveniente para que las empresas que ponen un cargador eléctrico a disposición de sus empleados puedan tener en cuenta el consumo.

La tarifa nocturna, una aliada

Ya sea en un garaje privado o en uno comunitario, puede ser interesante contratar una tarifa flexible con discriminación horaria, lo que se conoce comúnmente como “tarifa nocturna”, aunque realmente no es solo para esas horas. Las horas valle, en las que el consumo eléctrico general es menor y la tarifa, más reducida, son de las 23:00 a las 13:00 horas en verano y de las 22:00 a las 12:00 en invierno. Para los usuarios de coches eléctricos hay una alternativa aún más interesante, la tarifa de tres tramos en las que hay un periodo llamado súper valle en el que el coste de la electricidad es aún más bajo: de las 01:00 hasta las 07:00 horas.

Si se contrata una tarifa reducida, lo ideal es programar el comienzo de la recarga. Se puede hacer de varias maneras: desde el coche con su sistema de infotainment, con la Wallbox o con una aplicación para dispositivos móviles. En cualquier caso, se puede programar para que la carga comience cuando la tarifa eléctrica es más ventajosa. La única precaución es tener en cuenta el tiempo de recarga según las necesidades. Pero, dado que los trayectos urbanos cotidianos son inferiores a la autonomía de un coche eléctrico actual, lo normal será que la batería no esté agotada al llegar a casa y que el trayecto del día siguiente no requiera su máxima capacidad. Es decir, normalmente, las seis horas del periodo súper valle pueden ser más que suficientes para que el coche eléctrico esté listo.

Los muchos usuarios de coches eléctricos que ya circulan han podido comprobar que disponer de la energía necesaria para sus desplazamientos es más rápido, seguro y limpio que repostar combustible en una estación de servicio.

Fuente de la noticia: https://electrificate.elmundo.es/fuente-de-energia/como-cargar-un-coche-electrico-en-casa?follow=1

Recent Posts

Dejar un comentario

Contact Us

We're not around right now. But you can send us an email and we'll get back to you, asap.

Not readable? Change text. captcha txt

Start typing and press Enter to search

X