In Noticias

La entrada de la década encuentra al mundo en una situación algo perturbada, debido al brote de una pandemia que ha puesto a todos en situación de revuelo y adaptación forzada. Los negocios de todo tipo mantienen ahora rutinas especiales para preservar lo más importante: la vida humana; pero generando así impactos económicos significativos. Éstos, finalmente, también afectan negativamente el día a día.

Una mala situación por donde se la mire, y que afecta a todos. Y la triste verdad del subdesarrollo se hace sentir aún más. Países con menor y peor infraestructura sufren más, por falta de equipos médicos, por menos servicios de atención de salud, por no producir medicamentos, etc.

Igualmente, si un país tiene una mala infraestructura vial (sea en sus carreteras, sea en sus calles urbanas o rurales) esto puede contribuir negativamente para la asistencia a los que necesitan de transporte hacia los recintos de salud. Ésa es la conexión que se debiera tener siempre en mente entre la infraestructura física de un país, y su posibilidad de proveer calidad de vida en los momentos buenos y malos.

Desafortunadamente, en América Latina las realidades siguen siendo mixtas, con gran parte de los territorios aún desprovistos de vías que ayuden a garantizar estos servicios con la rapidez requerida.

El papel de CLA, como medio de comunicación sectorial, es apuntar las posibilidades que existen para mejorar este contexto y ayudar a promover una mejor realidad.

Todo está ahí

Lamentablemente falta una mayor y mejor coordinación entre gobiernos, inversionistas, contratistas y otros actores del proceso de construcción vial. Sí, porque las tecnologías están ahí a la mano, disponibles para resolver las falencias en materia de carreteras y vías urbanas. Esto lo ha demostrado la última versión de Conexpo, la cual exhibió que por parte de los fabricantes y proveedores de soluciones para este tipo de obra no detienen su evolución tecnológica.

El mayor fabricante de equipos pesados del mundo, Caterpillar, mostró una interesante novedad para el control de temperatura de carpetas asfálticas en sus pavimentadoras. Una cámara infrarroja que se monta sobre un mástil fijado en la parte superior del equipo y que hace un mapeo térmico del material recién asfaltado.

La cámara, resultado de una cooperación industrial entre Caterpillar y el proveedor de tecnologías digitales, Trimble, utiliza un sistema GNSS (Global Navigation Satellite System) para darle al operador una visión en tiempo real de la temperatura de la carpeta. Si alguna variación indica que el asfalto puede agrietarse luego de la obra, el sistema de mapeo térmico permite agilizar y/o corregir la entrega del asfalto para el sitio de trabajo.

El sistema puede ayudar a evitar costosas reparaciones en el pavimento reciente. Los datos del sistema de mapeo térmico son presentados en una pantalla LCD que va al interior del equipo junto al operador. El almacenamiento se hace en este dispositivo, pero también en una fuente externa.

El sistema recién lanzado en Conexpo no está todavía disponible para todos los mercados, pero de acuerdo con los ejecutivos de Cat Paving, deberá integrarse a todas las ofertas regionales de la división de pavimentación de la compañía.

El control de la temperatura del asfalto es el foco de preocupación de otro gran fabricante estadounidense, Roadtec, una de las empresas de Astec Inc., y que entre su línea de productos cuenta con el vehículo de transferencia de material conocido como Shuttle Buggy, equipo que transporta el asfalto desde la planta de fabricación al sitio de pavimentación. ¿Cuál la diferencia entre esto y un camión volquete convencional? El hecho de que el Shuttle Buggy controla la temperatura de la masa asfáltica durante el transporte, garantizando que el material llegue a la obra en perfectas condiciones térmicas para su aplicación.

Este año, Roadtec lanzó la nueva versión del equipo, el SB-3000. Esta nueva configuración permite el transporte de hasta 30 toneladas de asfalto caliente. Con esto, la marca afirma que la obra vial puede seguir sin interrupciones para realimentar el silo de la pavimentadora.

La producción del asfalto es, obviamente, una parte fundamental de todo el proceso de construcción de una carretera de este material. La suiza Ammann es una especialista de plantas de producción de asfalto en grandes cantidades, tanto en modelos contraflujo como gravimétricas. Su más reciente oferta en este segmento de producto es la Ammann ACP 300 ContiHRT, una planta continua que por contar con un sistema de precalentamiento del material puede reducir el consumo de combustible y las emisiones de gases.

Además, la tecnología de la ACP 300 ContiHRT permite la utilización de hasta un 60% de RAP (pavimento de asfalto reciclado, por su sigla en inglés). Otra característica interesante del modelo presentado por la empresa suiza es el sistema Ammlub, que lubrica automáticamente los puntos clave de la planta, ahorrando mano de obra y tiempo.

Pavimento rígido

Si bien los pavimentos de hormigón todavía son una opción minoritaria en los proyectos carreteros de América Latina, el sector no está exento de nuevas tecnologías. Un ejemplo histórico de esto es GOMACO, un fabricante estadounidense que nunca deja de innovar, como lo probó nuevamente en Conexpo.

Su máquina pavimentadora slipform GP3 de dos orugas laterales recibió una innovación extremadamente interesante: una cinta transportadora de 1.524 milímetros para alimentar la pavimentación con hormigón recibido del camión mixer. La cinta puede ser instalada en ambos lados del equipo y permite una versatilidad mucho más interesante al trabajo, al dejar de exigir la cercanía del camión mixer al pavimentador. El modelo recibió el nombre de GP360, y ahora acumula las funciones de un pavimentador de concreto con la de colocador y esparcidor del material.

Tal como los demás pavimentadores de concreto GOMACO lanzados en todos estos últimos años, este nuevo modelo cuenta con el sistema de control digital G+, el que recibe información de sensores en todo el equipo y guía 3D de la operación.

Fresado

Cuando se trata de la reparación de vías asfálticas a través de la aplicación de un rotor con puntas metálicas que sacan y desagregan el asfalto, hay un fabricante que destaca. Se trata de Wirtgen, tradicional marca alemana que lidera el mercado mundial de fresadoras y que hace cerca de dos años fue adquirida por John Deere.

En Conexpo, Wirtgen presentó dos modelos de su serie F de fresadoras inteligentes, la W 220 Fi y la W 250 Fi.

Ambos modelos son de gran magnitud y tienen mucha capacidad de fresado en profundidad, pudiendo remover hasta 350 milímetros de asfalto, lo que les habilita a aplicaciones que van desde la remoción completa de un pavimento hasta un fresado superficial.

Así como los demás equipos de la Serie F de fresadoras inteligentes de Wirtgen, estos dos nuevos modelos tienen de fábrica el sistema Mill Assist, el que permite un mayor rendimiento y eficacia del equipo. Es así como el Mill Assist puede generar ahorros de combustible, agua, y alargar la vida útil de los bits (puntas de metal) del rotor.

Asimismo, el operador puede usar el Mill Assist para predefinir un parámetro de trabajo. Las opciones son Optimización por costo, Optimización por desempeño y Optimización por calidad de fresado. Ésta última ofrece una escala de 1 a 10, en que 1 es fresado grueso y 10 el más fino que los equipos pueden hacer.

Dynapac y su control MatManager

El fabricante de equipos viales, Dynapac, presentó en 2019 un sistema de control para vibroacabadoras de la marca. El MatManager es un control digital por medio de sensores que administra con precisión el consumo real de asfalto en una operación.

A través de los sensores, se sabe exactamente cuánto asfalto va en cada centímetro de la operación, evitando pérdidas o desniveles por falta de material. Además, el sistema permite calcular la distancia y el tiempo restante hasta la necesidad de renovar la carga de asfalto en el silo frontal, la temperatura del material, velocidad y frecuencia de la barra tamper por metro y por minuto (así también por la velocidad del equipo), dados meteorológicos del ambiente y mapeo del trabajo con registro de datos obtenidos por un GPS, los que pueden almacenarse para consulta futura.

Con el MatManager, Dynapac quiere ofrecer a los contratistas viales una opción para consumir solamente el asfalto necesario, en el menor tiempo posible, y con el mejor nivel de calidad.

New Holland entra al juego

El tradicional fabricante de equipos de línea amarilla, New Holland, tiene una línea de rodillos compactadores, que en América Latina se va a expandir con el lanzamiento del rodillo para suelos V110.

El modelo tendrá el tambor delantero de pata de cabra con 32 milímetros de espesor, que New Holland afirma que es el más espeso de la categoría. Pero habrá la opción de un tambor de 25 milímetros. El equipo tiene dos frecuencias de movimiento del tambor (31 y 34 Hz) y dos amplitudes de vibración (0,8 mm y 1,8 mm).

Con cabina abierta o cerrada, pero siempre con certificación ROPS/FOPS, el rodillo de New Holland tiene motor FPT S8000 de 3,9 litros turboalimentado, y transmisión hidrostática.

Por el peso operacional aportado por su robusto tambor frontal, el V110 de New Holland está pensado para compactaciones de suelo convencionales o especiales, como es el caso de suelos inclinados y aterramientos sanitarios.

El V110 tuvo su prelanzamiento en 2019, y deberá llegar a los mercados de América Latina después que se termine el problema de la pandemia.

Fuente de la noticia: https://www.construccionlatinoamericana.com/construccion-vial-nuevo-mundo/143577.article

Recent Posts

Dejar un comentario

Contact Us

We're not around right now. But you can send us an email and we'll get back to you, asap.

Not readable? Change text. captcha txt
0

Start typing and press Enter to search

X