In Noticias

«Aún falta por pintar en tonos ocres las zonas asfaltadas, se hará cuando el tiempo lo permita», señala la edil de Urbanismo Leire Artola. El ayuntamiento pone en marcha esa filosofía que hace mucho se aplica en ciudades europeas, que aporta mayor seguridad al peatón y trae menor gasto en mantenimiento.

Las quejas son continuas y los arreglos también. Nos referimos a las inoportunas baldosas, a menudo sueltas y rotas, de calles y plazas, que provocan incómodos salpicones o resbalones y caídas. Algo que no ocurre en otras ciudades, sobre todo del extranjero, en las que las aceras son de hormigón o de asfalto. Realidad que de día en día también va ocupando su espacio en calles y paseos de los grandes municipios del Estado y hasta en Euskadi y que se traduduce en la sustitución de las baldosas por una capa de asfalto.

Sí que es verdad que el embaldosado puede resultar mucho más estético «pero el asfalto es mucho más seguro, no falla. Es este motivo el que nos ha llevado a tomar esta decisión aplicando criterios prácticos, como la seguridad del viandante así como la duración de la propia acera», señalaba la edil presidente del Departamento del Departamento de Urbanismo Leire Artola.

La responsable de esta área municipal recuerda cómo hace unos meses «se materializó la primera experiencia asfaltando un tramo de la acera de la calle Oriamendi, en sustitución del tradicional embaldosado».

En distintas calles

Ahora, de manera definitiva, este sistema que desde hace décadas es habitual en Europa y ahora en nuestro entorno, ha llegado a la calle Zazpiturrieta en su reforma integral recientemente finalizada y a otras zonas más céntricas como la curva de enlace de las calles San Inazio y la plaza Erauskin (junto a Kutxabank), área hasta hace poco embaldosada y testigo de resbalones y caídas. Tratamiento similar han recibido la acera de subida en la calle Juan XXIII, así como un tramo de la calle Igar-tza Oleta.

Al respecto Leire Artola adelantaba que en las zonas que ya se ha materializado el cambio de asfalto «resta el pintado en color ocre y es que hasta la fecha la meteorología reinante ha impedido cerrar estos cambios, se realizará en cuanto el tiempo lo permita». Artola remarcaba que la decisión de sustituir, en las calles, las baldosas por asfalto se tomó tras muchas reflexiones y valoraciones. En el día a día, la reposición y recolocación de las baldosas «iba a más». Con el asfalto, el coste de mantenimiento «es mucho menor y se evitarán situaciones problemáticas debido a las caídas», decía la edil.

Más respetuoso

El aglomerado es un elemento ideal para aceras con pendiente pronunciadas, su rugosidad lo hace más adherentes que la baldosa. Además, es un material más respetuoso con el medio ambiente, según un estudio realizado por la Universidad Autónoma de Barcelona, en colaboración con la Politécnica y con la empresa Inèdit. Este estudio revela que genera un escaso consumo de energía y de emisiones de CO2 durante su vida útil; y que el uso del hormigón o el asfalto en las aceras, en lugar del granito, podría suponer una reducción de hasta el 60% de las emisiones de gases de efecto invernadero en las ciudades que lo utilizan. El granito es el elemento que se utiliza hoy en día en la mayoría de aceras, pero también es el material que más energía consume y más contribuye a la emisión de gases.

Fuente de la noticia: http://www.diariovasco.com/tolosa-goierri/beasain/asfalto-sustituto-embaldosado-20180107002340-ntvo.html

Recent Posts

Dejar un comentario

Contact Us

We're not around right now. But you can send us an email and we'll get back to you, asap.

Not readable? Change text. captcha txt

Start typing and press Enter to search

X