In Noticias

En la actualidad, la mayoría de los fabricantes de vehículos ofrecen distintos sistemas de ayuda a la conducción cada vez más sofisticados e inteligentes. Industria que habla ya de la conducción autónoma nivel 5, es decir, aquella donde el conductor no tiene que usar el volante para circular.

Pasos agigantados con una misión, la reducción de siniestros y atropellos. El 5G es un aliado clave en la conducción autónoma para permitir una rápida comunicación de dispositivos, coches con semáforos, coches con coches, etcétera.

Sin embargo, el procesamiento inteligente de la información obtenida es vital para crear una movilidad más sostenible y eficiente dentro de las ciudades.

Desde 2019, la DGT junto con el Ayuntamiento de Barcelona trabajan en el programa Autonomous Ready que, a través de un sistema de ayuda a la conducción en vehículos (ADAS) ha permitido evitar más de 600 colisiones con peatones o ciclistas.

Estas cámaras incorporadas los vehículos «predicen el 80 % de los posibles errores del conductor», apunta el Ayuntamiento de Barcelona. El sistema recoge información del entorno, geoposiciona a peatones y otros vehículos, cartografía la ciudad y alerta de accidentes.

Cada año más de 1,3 millones de personas mueren en las carreteras de todo el mundo, alrededor de 3.700 cada día, y las lesiones en carretera son la octava causa de muerte a nivel mundial.

«Pronto cada nuevo vehículo será un vehículo conectado, y vemos esto como una oportunidad para reducir los accidentes de tráfico y salvar vidas de manera significativa», señala Jon Scott, jefe de proyecto de City Insights, Ford Mobility Europa.

Un estudio de la estadounidense Ford ha encontrado las posibilidades de los vehículos conectados y el análisis predictivo para ayudar a mejorar la seguridad vial.

La herramienta analiza la información de vehículos conectados, sensores inteligentes de carretera y datos de las autoridades locales para predecir las ubicaciones probables y las posibles causas de los posibles puntos conflictivos de seguridad vial.

«Los conocimientos adquiridos permitirán a las ciudades adoptar medidas preventivas para hacer frente a las carreteras y cruces que plantean los mayores riesgos para los usuarios de las carreteras», destaca la automovilística en un comunicado.

Hasta 700 turismos y vehículos comerciales se conectarán voluntariamente en Oxfordshire y Londres como parte de un proyecto de 18 meses de duración que comienza este verano.

«Este proyecto nos permite ampliar nuestras investigaciones de IA en materia de seguridad vial, a la vez que nos brinda la oportunidad de trabajar con expertos de la Universidad de Loughborough y explorar una mayor integración de nuestro sistema en el ecosistema de movilidad de Ford», ha asegurado Peter Mildon, director de operaciones de Vivacity Labs.

Los datos telemáticos detallados de la flota de vehículos – como el uso del pedal del freno o del acelerador y el ángulo del volante – se analizarán junto con la información de hasta 25 sensores inteligentes adicionales que serán proporcionados en Oxfordshire por Vivacity Labs, especialista en la captura y clasificación del tráfico, lo que elevará el número total en uso a 100.

Los sensores de carretera de Vivacity emplean algoritmos de aprendizaje automático para detectar incidentes de proximidad y son capaces de analizar los patrones de movimiento de usuarios vulnerables de la carretera como ciclistas y peatones, así como de vehículos no conectados.

Todos los datos compartidos por los sensores son anonimizados y las imágenes de vídeo se descartan en la fuente, lo que permite que las carreteras sean más seguras sin invadir la privacidad detallan los impulsores del trabajo.

España pionera

Hace 365, la DGT y Barcelona cerraron un acuerdo para lanzar el pionero Autonomous Ready en la capital catalana con el objetivo de alcanzar 0 víctimas en la ciudad para 2025.

Un proyecto que arrancó con 170 vehículos y 59 autobuses trabajan en el mapeo de Barcelona con cámaras de visión artificial y que tiene como objetivo llegar a una flota de 5.000 vehículos.

Tecnología que la DGT apostó por Mobileye, filial de Intel, y conocida Sistemas Avanzados de Asistencia a la Conducción (ADAS). Esta tecnología de pequeños sensores que «ven» todo alrededor del vehículo ya está presente en muchos automóviles.

Este sistema se combina con cámaras y sensores de vídeo, destacando el conjunto de estos equipos que habitualmente va instalado en la parte alta y zona central del parabrisas, pero también hay cámaras en los retrovisores o en la parte trasera. Estos sistemas, de momento, son ayudas a la conducción para nada toman el control del vehículo.

Según datos de la DGT, el coste directo de los accidentes fue de 9.600 millones de euros en 2014, más de un 1% del PIB nacional. Con esta nueva tecnología, la UE prevé evitar hasta 25.000 muertes y más de 140.000 heridos graves hasta el año 2038.

Fuente de la noticia: https://www.elcomercio.es/tecnologia/big-data-aliado-nueva-seguridad-vial-20200821181748-ntrc.html

Recent Posts

Dejar un comentario

Contact Us

We're not around right now. But you can send us an email and we'll get back to you, asap.

Not readable? Change text. captcha txt
0

Start typing and press Enter to search

X