In Noticias

[:es]El estudio que revela que mueren más de 7.000 aves al año en las carreteras de Lanzarote abre el debate sobre la necesidad de tomar decisiones ante un grave problema para el medio ambiente.

Durante un año, Gustavo Tejera y Carlos Armas recorrieron de forma metódica las carreteras de Lanzarote para detectar animales muertos. Querían poner cifras a una intuición, que la red viaria insular es una trampa letal para las aves. Dividieron la Isla en cuatro sectores, seleccionaron 241 kilómetros de asfalto, más de la mitad de las carreteras de Lanzarote, y cada 15 días los inspeccionaban y anotaban de forma detallada los ejemplares que se encontraban.

A lo largo de los 12 meses que se prolongó el estudio recorrieron 5.798 kilómetros y las conclusiones no han podido ser más impactantes: encontraron 666 animales muertos, de 37 especies, de los que 254 eran aves. El análisis de esta muestra ha sido completado por otros dos expertos, Beneharo Rodríguez y Airam Rodríguez, investigador de la Estación Biológica de Doñana. La estimación a la que han llegado es que a lo largo del año perdieron la vida en las carreteras de Lanzarote 9.664 animales. Y del total de víctimas, unas 7.124 eran aves.

El estudio ha sido publicado en una revista especializada (Plos one) y difundido por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), y abre la puerta a que Lanzarote, catalogada como Reserva de la Biosfera desde hace 25 años, tome conciencia del problema medioambiental que acontece a diario en su red de carreteras, por la que circulan más de 125.000 vehículos, una densidad de las más elevadas que se conocen para un territorio insular.

“Somos conscientes de que la primera fuente de ingresos para la Isla es el turismo” y de que “tenemos más de tres millones de visitantes” que se desplazan por el territorio, pero hay “posibles soluciones” para mejorar la conservación de las aves y reducir su mortalidad, destaca Armas. Así, dentro del objetivo utópico de alcanzar “un modelo de Isla sostenible”, hay acciones que permitirían corregir la alarmante cifra de muertes en las carreteras. Una de ellas es la limpieza de las vías y el tratamiento de los márgenes teniendo en cuenta a la fauna.

“Plantar arbustos ornamentales o palmeras” junto a los arcenes hace que “muchas especies se sientan atraídas” para alimentarse y el resultado es que aumenta la probabilidad de colisiones con los vehículos. “El alto número de cadáveres” de garcilla bueyera y de alcaraván común está relacionado con la “búsqueda de alimento”, se detalla en el estudio. Otras especies como el cernícalo, la lechuza o el alcaudón también “suelen cazar cerca de las carreteras”.

Otra medida puntual para reducir la mortalidad animal en las carreteras de la Isla, explican los autores del estudio, pasa por limitar la velocidad de los vehículos “en áreas vulnerables”. Algo que constataron en su trabajo de campo los investigadores es que aparecían más cadáveres de aves en carreteras con límites de velocidad elevados, cerca de zonas pobladas y con bajo volumen de tráfico. Este último elemento puede resultar paradójico, pero tiene su explicación: los cuerpos de los pájaros se degradan rápido en la carretera al ser aplastados por los vehículos. “Ejemplares pequeños, como las aves paseriformes, en dos o tres horas desaparecen”.

Fuente de la noticia: https://www.diariodelanzarote.com/noticia/bater%C3%ADa-de-medidas-ante-la-trampa-mortal-para-las-aves-en-lanzarote[:en][:]

Recent Posts

Dejar un comentario

Contact Us

We're not around right now. But you can send us an email and we'll get back to you, asap.

Not readable? Change text. captcha txt
0

Start typing and press Enter to search

X