In Sin categorizar

Entrevista a José Antonio Aguilera Galeote, Gerente y Fundador de BADENNOVA, Premio para Emprendedores 2013

La iniciativa empresarial “BADENNOVA, Investigación en Seguridad Vial” nació en el mes de mayo del año 2009 con el objetivo de mejorar la seguridad vial, especialmente para asegurar la eficacia de los resaltos y reductores de velocidad convencionales a través de la creación de un Badén Inteligente de Velocidad (BIV).

El BIV es un nuevo dispositivo que reacciona ante la velocidad del vehículo con el fin de reducir la velocidad sólo de aquellos que circulan por encima de la velocidad permitida. Asimismo, el BIV ha sido diseñado para respetar a los conductores responsables y atenuar los daños en el vehículo causados por los resaltos convencionales.

Durante la celebración de la Feria INNOVACARRETERA 2013 el pasado 21 de mayo, José Antonio Aguilera Galeote, gerente y fundador de BADENNOVA, recogió el máximo galardón del Premio para Emprendedores de la primera edición de los Premios Anuales a la Innovación en Infraestructuras Viarias organizada por la Plataforma Tecnológica Española de la Carretera (PTC), cuya ceremonia de entrega estuvo presidida por Mª Luisa Castaño Marín, Directora General de Innovación y Competitividad (MINECO).

¿Qué objetivos han acompañado el desarrollo del Badén Inteligente de Velocidad (BIV) de BADENNOVA?

J.A.A.: El objetivo es hacer un producto mundialmente aplicable, que se pueda utilizar en cualquier tipo de calzada y en cualquier tipo de condiciones, adaptándose además a cualquier tipo de necesidad ya que según la altura del badén y la viscosidad del material interno se puede regular para que reaccione a la velocidad que se estime oportuna, adaptándose así a cualquier limitación (20 km/h, 30 km/h, 50 km/h, etc.).

En todo el proceso del desarrollo del producto, ¿qué organizaciones han participado?

J.A.A.: En primer lugar, ha sido necesario más de 4 años de investigación y desarrollo del producto, en el que han colaborado organismos tan destacables como son la Universidad de Málaga, el Centro Tecnológico de Plástico de Andalucía, el Instituto Universitario de Investigación del Automóvil y el Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial.

En torno a BADENNOVA se han constituido un grupo de socios y un equipo de trabajo técnico en el que se combinan profesores del mundo universitario, técnicos y empresarios de sectores tan diversos como la alimentación, las energías renovables o la construcción, siempre apostando por una I+D+i sostenible.

¿Cuáles han sido las líneas estratégicas a seguir para el desarrollo de BADENNOVA?

J.A.A.: Primeramente, el desarrollo del producto. Tras cuatro años de investigación y desarrollo, hemos logrado materializar el prototipo obteniendo un producto innovador que ya ha recibido prestigiosos galardones nacionales e internacionales. Además de obtener la patente en Europa y más de 15 países entre las que destacan Estados Unidos, Japón, China o Rusia. Actualmente hemos diseñado el primer modelo de BIV, que estará destinado a parkings cubiertos. Al mismo tiempo, nuestro equipo técnico está trabajando en desarrollar otros modelos destinados a todo tipo de vías y vehículos especiales.

En segundo lugar, la fabricación del producto. En estos momentos BADENNOVA comenzará a producir en serie en los próximos meses. Para ello se estudia la apertura de una fábrica en Málaga. Con esto conseguimos aprovechar los recursos de la zona, creando empleo y riqueza en esta comarca.

Por último, la creación de nuevas líneas de negocio. Además de desarrollar nuevos modelos de BIV, estamos investigando nuevas aplicaciones de los fluidos no newtonianos para obtener nuevos productos que sigan mejorando la seguridad vial.

¿Cómo surgió la idea del BIV?, y ¿en qué se diferencia de los reductores de velocidad existentes?

J.A.A.: Según la Organización Mundial de la Salud, los accidentes de tráfico son la novena causa de mortalidad en el mundo. En España, 2.478 personas perdieron la vida en accidentes de tráfico en el año 2010, la mayoría producido por el exceso de velocidad.

A pesar de la cifra de fallecimientos tan escalofriante, el número de víctimas mortales ha descendido considerablemente en los últimos años gracias, en parte, al esfuerzo realizado por parte de las administraciones públicas y otros organismos encargados de gestionar el tráfico. No obstante, algunas medidas adoptadas resultan ineficientes o incluso contraproducentes.

Un ejemplo son los reductores de velocidad: constituyen un componente necesario para la seguridad vial, pero según diversas plataformas del sector, entre los usuarios existe un descontento generalizado con los badenes actuales, llegándolos a calificar incluso de “verdaderas trampas que causan accidentes o que dañan los vehículos”, como ha hecho la fiscalía delegada de seguridad vial de Andalucía.

Este problema se podría solucionar utilizando dispositivos menos rígidos, que no impliquen reducir la velocidad bruscamente ni que el coche sufra un bote acusado. Esto justamente es lo que está probando BADENNOVA con sus BIV.

El BIV es el primer reductor de velocidad que recompensa al conductor que respeta los límites de velocidad, reduciendo excesos de velocidad y contaminación acústica sólo cuando es realmente necesarios

¿Qué particularidad presenta el funcionamiento y materiales del BIV?, ¿cómo responde frente a un impacto?, y ¿qué requerimientos tiene su instalación?

J.A.A.: El funcionamiento de este badén inteligente se basa en el uso de un fluido no-newtoniano, en el que las partículas se encuentran en movimiento de manera habitual, con lo que es líquido, pero en el que todas esas partículas se alinean en el momento en el que recibe un impacto, pasando de manera inmediata y hasta que ese impacto termine a un estado sólido. Un líquido que además es biogradable y no perjudicial para el ser humano.

Gracias al uso de este material en el interior del badén, éste no ofrece apenas resistencia a los vehículos que respeten la velocidad indicada, pero sí supone un obstáculo para aquellos que no lo hagan.

Otro elemento fundamental es el envolvente del producto, compuesto por un material plástico especialmente diseñado para garantizar una gran resistencia al desgaste, condiciones climáticas desfavorables. Además del perfil sostenible del material para ser reutilizado en nuevos productos y capacidad de absorción de ondas sonoras.

Los efectos del BIV son los mismos ante cualquier vehículo, no depende del peso ni del tamaño, sólo de la velocidad a la que el badén recibe el impacto. Así, si una bicicleta circula por encima del badén a la velocidad adecuada no notará el resalte, lo mismo ocurre si en lugar de una bicicleta pasa un camión a la misma velocidad.

La instalación del BIV se lleva a cabo de una forma rápida y sencilla, mediante unas pletinas metálicas y tornillos que fijan el badén directamente al suelo sin necesidad de obra civil y en menos de 35 minutos.

¿Qué ventajas ofrece el BIV a los usuarios de la vía?

J.A.A.: Esta banda reductora de velocidad inteligente está registrada y patentada a nivel mundial y con ella BADENNOVA, apuesta firmemente por la I+D+I. El BIV presenta numerosas ventajas en comparación con el badén actual, ya que al evitar el obstáculo si circulas a la velocidad permitida: 1) se reduce la posibilidad de accidentes de tráfico ante la frenada brusca al aproximarse a un badén y evitar así la colisión entre vehículos, 2) disminuyen los daños ocasionados en el vehículo tanto en amortiguación como en piezas mecánicas ya que no sufriría ningún impacto, 3) se reduce la contaminación ambiental ya que se evitarían las frenadas bruscas y la posterior aceleración produciendo así una menor emisión de CO2, ya que se mantiene la misma velocidad en la vía, 4) se evitan lesiones en la espalda ocasionadas por los bruscos saltos y los numerosos cambios de altura de la vía por la que se circula, y 5) se minimiza la contaminación acústica al reducirse el ruido de frenada previo a un badén actual.

Asimismo, se trata de un producto que ya ha sido presentado a la Dirección General de Tráfico y que ha recibido el respaldo y apoyo expresos de numerosas instituciones, entre ellas la Junta de Andalucía.

¿Qué características presentan los usuarios finales del BIV?

J.A.A.: Dadas las características del producto tenemos que hacer una distinción entre usuario, cliente final y cliente-intermediario.

El usuario del badén es el conductor o pasajero que circula por la vía en la que está instalado el badén inteligente de velocidad y es el principal beneficiario de sus ventajas. El cliente final es el ayuntamiento, el centro comercial, la urbanización o cualquier entidad pública o privada que decide instalar el BIV en sus vías. El cliente-intermediario es el distribuidor, que tras firmar un acuerdo con la empresa, se encarga de vender nuestros badenes a los clientes finales.

Los principales usuarios son los conductores y pasajeros. Este colectivo está formado fundamentalmente por hombres y mujeres de entre 14 y 65 años, trabajadores o estudiantes, que diariamente cogen el coche o montan en un autobús para acudir al trabajo o a clase. Dentro de este grupo encontramos a las personas, que por su actividad, pasan horas al volante: conductores de autobuses, taxistas, camioneros, transportistas, etc. Los usuarios, pese a no ser los compradores finales de los reductores de velocidad, ejercen presión sobre el cliente final para que regule el tráfico usando medios seguros y cómodos para ellos, reduciendo así los inconvenientes de circular por sus vías.

¿Qué valoración puede realizar sobre la situación actual del mercado en materia de resaltos como el BIV?

J.A.A.: Aunque se puedan encontrar productos sustitutivos, como por ejemplo los limitadores de asfalto y los limitadores prefabricados, que pese a no poseer las mismas características del badén inteligente de velocidad cumplen la misma función, en la actualidad no existe ningún producto en el mercado similar al BIV. De hecho, BADENNOVA posee la patente a nivel mundial de este producto por lo que no hay riesgo de la aparición de competidores.

Por último, ¿cómo ha contribuido la iniciativa empresarial BADENNOVA a poner en marcha algunas de las prioridades de investigación incluidas en la Agenda Estratégica de Investigación de la Carretera en España 2011-2025?, y ¿cuáles son?

J.A.A.: BADENNOVA ha colaborado en la implementación de alguna de las prioridades de investigación recogidas en la temática de Seguridad Vial de de la Agenda Estratégica de Investigación de la Carretera en España 2011-2025. En particular, la subtemática dedicada a las actuaciones innovadoras de seguridad vial mediante la mejora del equipamiento vial.

Recommended Posts

Dejar un comentario

Contact Us

We're not around right now. But you can send us an email and we'll get back to you, asap.

Not readable? Change text. captcha txt
0

Start typing and press Enter to search

X