In Noticias

[:es]En la actualidad, los coches eléctricos tienen algunos condicionantes que ralentizan su expansión en el mercado. Por ejemplo, su limitada autonomía (sobre todo para hacer viajes muy largos) y la escasa red de infraestructuras de recarga en nuestro país son dos handicaps que echan atrás a más de un comprador. Aunque es de recibo señalar que el sector está trabajando intensamente para superar estos escollos.

De todos modos, todavía queda un buen camino por recorrer antes no se consiga convertir este tipo de automóviles en un producto de masa con una gran cuota de mercado. Y para lograrlo también es necesario poner a la venta modelos con precios más económicos. ¿Qué tal un pequeño utilitario urbanita por 8.000 euros? Seguro que, con esta tarifa, más de uno se animaría a conducir un vehículo de cero emisiones.

Pues esta es la propuesta que nos llega de la mano de XEV, que se ha asociado con la compañía Polymaker para fabricar el LSEV, un coche producido en solo tres días con impresión 3D. El chasis, los asientos y los cristales son de fabricación convencional; casi todos los demás componentes recurren a la citada tecnología para dar forma al vehículo por piezas. Además de resultar un automóvil muy ligero (pesa 450 kg), esta técnica permite personalizar cada unidad al gusto de su propietario.

El LSEV se mueve como pez en el agua por ciudad. Sus reducidas cotas (mide 254 centímetros de largo, 150 cm de ancho y 152 cm de alto) le permiten aparcar en cualquier pequeño hueco. Este biplaza se sitúa dimensionalmente justo en medio de otros dos vehículos eléctricos disponibles en el mercado: el Smart Fortwo (2,69 metros de longitud) y el Renault Twizy (2,33 metros).

Su diseño exterior podría llegar recordar al del citado modelo francés, pero su configuración interior no tiene nada que ver. Mientras el XEV dispone de dos plazas situadas una junto a la otra, el vehículo de la marca del rombo las coloca una delante de la otra. A nivel de precio, el Twizy cuesta desde 7.355 euros (variante Life con alquiler de batería) y el Smart supera los 20.000.

Según los datos disponibles, el sistema de propulsión está compuesto por dos motores montados en las ruedas posteriores. Su velocidad máxima alcanzará los 70 km/h y la autonomía será de unos 150 km. Con estas cifras, podemos afirmar que su uso está indicado especialmente para recorridos urbanos. De momento, solo se ha producido una unidad, pero la intención es comenzar a fabricar el modelo en masa durante el próximo año. De todos modos, habrá que ver cuál es el nivel de seguridad que ofrece el vehículo en caso de choque.

Fuente de la noticia: http://www.lavanguardia.com/motor/eco/20180405/442181700914/coche-electrico-chino-impresion-3d.html?utm_campaign=botones_sociales&utm_source=twitter&utm_medium=social[:]

Recent Posts

Dejar un comentario

Contact Us

We're not around right now. But you can send us an email and we'll get back to you, asap.

Not readable? Change text. captcha txt

Start typing and press Enter to search

X