In Sin categoría

El petróleo crudo es la principal fuente de producción de diésel, al menos en un mundo que aún depende mayormente de los combustibles fósiles. Pero la creciente preocupación global por el aumento de los gases de efecto invernadero debido a la alta explotación y consumo de combustibles fósiles, llevó y lleva a que la comunidad científica, investigadores y empresas dediquen más recursos a la búsqueda de alternativas más limpias. Una de ellas es el biodiésel, que se produce a partir de aceites y grasas.

El sitio web Iran Front Page acaba de publicar que un grupo de investigadores iraníes lograron realizar una síntesis basada en nanocatálisis que permite convertir la grasa de pollo en este biocombustible. De acuerdo al sitio, aproximadamente el 70% del costo de producción de biodiésel está relacionado con la obtención de su materia prima, afirman los investigadores, con lo cual es clave avanzar en la cuestión económica de estas nuevas alternativas.

Uno de lo investigadores iraníes afirmó que “en los últimos años, los que trabajan en este campo han estado tratando de encontrar estas fuentes de forma económica, así como un catalizador adecuado para convertirlas en biodiesel. En este momento, hemos logrado producir biodiésel sintetizando un nanocatalizador nuevo y eficiente capaz de convertir la grasa de pollo en el biocombustible”. Asimismom aseguró que “la ventaja clave del uso de nanocatalizadores sintetizados está su alta productividad para la conversión a biodiésel”.

“Debido a que la grasa de pollo descartada es la que se usa en este proyecto como principal fuente de producción de biodiesel, se espera que el producto final tenga un costo bajo. Además, este producto reduce significativamente la emisiones en comparación con el diesel derivado del petróleo crudo ”, agregó.

El asfalto y el maíz

Una empresa en los Estados Unidos dio un paso más en el camino hacia un mundo más sustentable, y lo hizo con una de las superficies que más espacio ocupa en los países: las rutas y las calles. ¿Cómo? Con un asfalto tratado con una alternativa verde a los productos de origen fósiles. Se trata de un patentamiento a base de aceite de maíz que las empresas de construcción a largo de Estados Unidos utilizan para modificar o rejuvenecer el asfalto en las carreteras.

“Este es el último ejemplo del desarrollo de nuevas tecnologías para hacer que nuestro mundo avance hacia la verdadera sostenibilidad. Debemos aprender a utilizar materiales recolectados de la superficie de la tierra en lugar de extraer más petróleo crudo de abajo. Cada kilómetro pavimentado con este nuevo sistema y materiales reciclados ayuda a cuidar el planeta y a ahorrar dinero a los contribuyentes”, aseguraron desde la empresa del país del norte.

El tratamiento denominado “JIVE” se está utilizando hoy en día para hacer que las carreteras sean más resistentes en condiciones de alta y baja temperatura, además de ayudar a los caminos a resistir el agrietamiento en climas fríos y la formación de surcos durante la estación cálida. Incluso, para ablandar el asfalto viejo para que pueda ser reciclado en nuevas carreteras.

“Este es un producto de menor costo y mejor rendimiento que los modificadores fósiles utilizados en el pasado. Las compañías han usado JIVE durante el último año para pavimentar autopistas de alto tránsito en lugares como Nueva Jersey y carreteras expuestas a elementos feroces en Utah, distintas regiones de Canadá y otros lugares”, indicaron desde la firma al portal Bioeconomía.

Hasta el momento, ya rejuvenecieron y crearon 264.000 kilómetros con material sustentable en todo Estados Unidos, satisfaciendo las necesidades ambientales con alta calidad y costos sumamente razonables. Técnicamente, este sistema se produce como un coproducto del proceso de elaboración de biocombustible y es una opción de menor costo que los productos tradicionales derivados de petróleo.

La transición hacia un mundo más sustentable lleva tiempo y un lento pero progresivo consenso entre las principales potencias del mundo y las grandes corporaciones. Una de ellas, la más importante, es la del transporte, que es lo que moviliza a toda una comunidad en las grandes urbes y donde, precisamente, se genera le mayor nivel de contaminación industrial.
La industria automotriz, el combustible, los caminos y la superpoblación de autos son el principal agente de cambio a mediano y largo plazo. El traspaso hacia un nuevo paradigma de energía verde en todo el planeta llevará décadas, pero entre los coches eléctricos, las rutas más sustentables y los transportes sin combustión fósil son el escenario al que apunta el mundo.

Fuente de la noticia: https://elintransigente.com/mundo/2019/05/15/la-impactante-idea-de-unos-iranies-con-la-grasa-de-pollo/

Recent Posts

Dejar un comentario

Contact Us

We're not around right now. But you can send us an email and we'll get back to you, asap.

Not readable? Change text. captcha txt

Start typing and press Enter to search

X