In Noticias

Dejen volar la imaginación, les prometemos que esto les va a parecer muy relajante: imaginen la Gran Vía de Madrid ausente de todo ruido de cláxones y atascos, recréense en la pureza del aire no contaminado por el humo de los coches. No hay conductores haciendo la peineta a otros conductores, ni señores muy mayores abrazados al volante, circulando a dos kilómetros por hora ni desesperados curritos encomendándose a todo el santoral para encontrar aparcamiento. Así es, o más bien será Oslo en 2019, ya que sus gobernantes decidieron el pasado lunes que se convierta en la primera capital europea en prohibir la circulación de automóviles en su distrito central.

Libre de atascos y polución

De acuerdo a ‘Reuters’, la nueva medida, que se pretende “permanente”, irá acompañada de una gran inversión para potenciar el transporte público, además de la construcción de unos 60 kilómetros de carriles bici y otras medidas especiales para facilitar la movilidad de personas con discapacidad física y no entorpecer los repartos comerciales. De hecho, según Lan Marie Nguyen Berg, responsable de la medida, convertir el centro de Oslo en un espacio libre de coches “no solo será bueno para peatones y ciclistas, sino también para las tiendas”.

Este plan de urbanismo y sostenibilidad viene precedido de la victoria del Partido Laborista noruego en alianza con los ‘Verdes’ en las pasadas elecciones celebradas en el mes de septiembre. No obstante, la implementación de esta norma no está exenta de polémica, ya que algunos propietarios de negocios locales han manifestado que la prohibición de circular en coche por el centro de la ciudad perjudicará sus ventas, al menos en el centro, porque las personas tenderán a ir menos de compras.

Otras medidas del reciente consistorio son la retirada de la inversión en combustible fósil y un acuerdo para reducir a la mitad la emisión de gases de efecto invernadero al final de la década. “El momento para una acción climática es ahora, y el nuevo gobierno dirigirá un cambio medioambiental a nivel local y global”, explicó Berg en declaraciones a ‘International Business-Time, y añadió que la ciudad de Oslo debe asegurarse de asumir su responsabilidad.

No es el primer caso
Aunque los 350.000 automóviles que hay censados en la ciudad nórdica seguirán circulando por sus carreteras, otras ciudades ya hace tiempo que, como mínimo, han prohibido totalmente el acceso a vehículos motorizados, o solo les está permitido conducir a los coches eléctricos y las furgonetas de reparto.
No voy a descubrir la sopa de ajo, pero tal vez sí la minestrone. Venecia, la ciudad de los canales y los barqueros, tiene cerrada su zona turística al tráfico por razones más que obvias. Y también la verde Giethoorn, conocida como la ‘Venecia holandesa’, en las que sus residentes no aparcan, sino que echan el ancla.
La ciudad belga de Louvain-La-Neuve es en realidad un campus universitario de grandes dimensiones hecho totalmente para los peatones y cuyas carreteras están soterradas. Ninguno de sus 10.000 habitantes puede circular con vehículo a motor en toda la ciudad y los jóvenes universitarios ya no tienen excusa para pedirle a papá que les compre un coche si aprueban los éxamenes, ¿para qué?
¡Bienvenidos a Bicycle City! Está en Carolina del Sur, Estados Unidos, y todos sus habitantes se desplazan en bicicleta o a pie.
Puede que se deba a que algunas de sus calles tienen menos de dos metros de ancho, pero la Medina de Fez el Bali, en Marruecos, es la mayor ciudad del mundo cerrada al tráfico motorizado. ¿Se imaginan el tamaño de los gemelos de sus 156.000 habitantes?
¿Utopías bici-obsesivas?

Que una urbe cierre su casco histórico a la circulación de coches por motivos de conservación del patrimonio, como ocurre en muchas ciudades españolas, o de sostenibilidad, en el caso de Oslo, es una cosa, pero llegar al punto de que todos sin excepción tengamos que viajar en bici podría ser totalitarismo de maillot. Y hay quien tuvo esa idea… El colectivo de arquitectos y urbanistas Cycle Space ha proyectado un modelo de ciudad enteramente basada en la bici, con autopistas para velocípedos, rampas en los edificios e incluso infraestructuras que protegen a los pedaleantes transeúntes de las inclemencias del tiempo.

Bajo el divertido nombre de Velotopia, el prototipo ha sido propuesto para implementarse en el vecindario de Chelsea, en Nueva York, una ciudad, por cierto, donde circular en coche es una verdadera locura y parar un taxi todavía más.

Utopías ciclistas o ciudades donde unos neumáticos jamás volverán a hacer saltar la gravilla, las nuevas políticas por un urbanismo sostenible plantean futuros dilemas sociales: ¿Se reducirá el precio del transporte público? ¿Harán extensivo el uso del coche eléctrico? ¿Acabarán por perder todo el mérito los ciclistas del Tour de Francia? En tanto, vayan recuperando los tándems para las escapadas en familia…

Recommended Posts

Dejar un comentario

Contact Us

We're not around right now. But you can send us an email and we'll get back to you, asap.

Not readable? Change text. captcha txt

Start typing and press Enter to search

X