In Sin categoría

CHM y Pavasal ganan uno de los tramos del Arco Noroeste de Murcia y Becsa, LIC y CHM compiten con 15 grupos para acabar la A-33 por 126,5 millones.

Las principales constructoras valencianas de obra pública tienen su vista puesta en el vecino del sur desde hace varios meses. Murcia es en estos momentos una de las comunidades autónomas en las que el Ministerio de Fomento mantiene un mayor volumen de inversión en licitaciones para la construcción de nuevas carreteras.

En concreto, Fomento tiene actualmente abiertas cuatro licitaciones para construir nuevos tramos de autovías, que suman un presupuesto total de 304 millones de euros con impuestos incluidos.

Una de estas nuevas vías es el denominado Arco Noroeste de Murcia, una autovía entre Alcantarilla y Archena que permitirá evitar la entrada del tráfico rodado de la autovía de Madrid que no se dirige a la capital en el área metropolitana de la ciudad y conectará con el resto de las vías de circunvalación ya existentes.

Para esta actuación Fomento optó por dividir en tres tramos las obras. Una decisión que ha beneficiado que se haya presentado un mayor elenco de competidores, ya que el elevado presupuesto de la obra en un único lote habría supuesto un mayor pulmón financiero en avales y garantías.

Contrato de 37 millones

A cada uno de los tres tramos se han presentado entre 29 y 30 ofertas de distintos grupos, según cosnta en la Plataforma de Contratación del Estado. Y uno de los grupos formados por empresas valencianas, el que han constituido la alicantina CHM y la valenciana Pavasal, ha sido la elegida por la mesa de contratación para construir el tramo C, por un importe de 37,8 millones de euros sin incluir impuestos.

Aunque la adjudicación aún no es definitiva debido a los plazos para posibles recursos, en principio serán las dos constructoras las que casi con toda seguridad asumirán éste que incluye casi 8 kilómetros y un plazo de ejecución de 32 meses.

Entre los rivales también había otros cinco grupos en que participaban constructoras valencianas. La antigua Rover Alcisa ahora Rover Infraestructuras fue la única valenciana que se presentó en solitario. La castellonense Becsa se presentó junto a la firma Copcisa. Por su parte la valenciana LIC su unió a la madrileña Ortiz, mientras que Torrescámara participaba en la oferta de Copisa.

En el caso de los otros dos tramos, también se encuentra muy avanzada la licitación. En el primero de ellos, la oferta en principio seleccionada es la de Abaldo, mientras que en la segunda la alianza de Tecopsa, Probisa y Geosa ha sido la elegida.

El otro gran contrato en competencia es el último tramo por adjudicar de la autovía A-33 entre Cieza y el municipio valenciano de La Font de la Figuera. Una obra presupuestada en algo de 126 millones de euros y a la que concurren 18 licitadores. Aunque el expediente está menos avanzado, entre los candidatos también figuran tres grupos regionales. CHM, que precisamente tiene experiencia en ese trazado precisamente al haberse adjudicado ya dos tramos, se ha unido a Ferrovial. Por su parte LIC mantiene su alianza con la madrileña Ortiz y a ellos se ha sumado Rubau. Becsa también se presenta y su consorcio con Copcisa se amplía con ASCH.

En prelicitación

Además, Fomento ultima una concesión de 218 millones de euros. Hace unos días aprobó el expediente de información pública y definitivamente el estudio de viabilidad de la concesión para la ejecución, conservación y explotación de la autovía del Mediterráneo A-7 entre Alhama y Murcia y de la autovía MU-30 en Alcantarilla. Un contrato que supondrá ampliar en un carril la A-7 entre esos puntos y el mantenimiento durante 10 años.

Fuente de la noticia: http://www.expansion.com/valencia/2019/05/29/5ceed3e3468aebcc488b46bf.html

Recent Posts

Dejar un comentario

Contact Us

We're not around right now. But you can send us an email and we'll get back to you, asap.

Not readable? Change text. captcha txt

Start typing and press Enter to search

X