In Sin categoría

El Acuerdo de París de 2015 fue un hito: todos los países acordaron que la temperatura del planeta no debería superar 2 grados con respecto a la época preindustrial en 2100. Y, sin embargo, aquel acuerdo se ha quedado obsoleto en tres años. La ONU ya ha exigido medidas urgentes y sin precedentes para reducir ese aumento hasta los 1,5ºC. El Observatorio de la Sostenibilidad estima que, si no hacemos nada, en 2050 España ya estaría en el peor de los escenarios posibles: fenómenos de gota fría más intensos y un aumento de temperatura de hasta tres grados en Castilla-La Mancha, Extremadura y norte de Andalucía. Estamos en tiempo de descuento y las medidas deben llegar cuanto antes.

España tiene el objetivo de que las energías renovables representen un 20% del consumo total en 2020 en conjunto (electricidad, transporte, calor y frío). El problema es que, tal y como muestra Eurostat, aunque en 2017 el consumo total ya alcanzaba el 17,51%, hay sectores que cumplen con el objetivo (el eléctrico genera el 36,34% de su energía gracias a las fuentes renovables), mientras que hay otros como el del transporte que solo alcanzan el 5,92%.
Además del cambio climático, la demanda mundial de energía sigue creciendo a un ritmo notable, impulsada por el aumento de la riqueza, el crecimiento del PIB y la creciente necesidad de electricidad en nuevos sectores. Ante este doble reto, nuestro país tiene cinco ámbitos donde debe empezar a actuar para garantizar el éxito de la llamada transición energética.

El transporte público debe mejorar

El vehículo eléctrico e híbrido avanza sin pausa en España. Desde enero a octubre de 2018 se entregaron 73.752 vehículos eléctricos o híbridos, lo que representa un crecimiento del 41% en comparación con el mismo periodo de 2017, según cifras de la Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones. Aun así las ventas representan solo un 6,4% del total, situándose todavía muy lejos de los coches diésel (36,6%) o los de gasolina (57,1%).

Ignacio Rocchetti, director de Industria de Loop New Business Models, consultora estratégica especializada en modelo de negocio, aceleración corporativa y desarrollo de productos y servicios, asegura que el problema de España es que los modelos de negocio actuales en el ámbito de la movilidad son rígidos y tienen inercias muy fuertes. “Cambiarlos es complejo por lo que el boom de la movilidad sostenible, de momento, solo se ve en los temas más ágiles vinculados con la primera y última milla (cuando el usuario sale y entra en su casa): ‘carsharing’, bicicletas, patinetes…” asegura Rocchetti. Lo que en su opinión hace falta es una apuesta real en aspectos más troncales, es decir, en los relacionados con sistemas públicos de movilidad que son en los que actualmente existe un mayor margen de mejora.

Desde Trebol Energía, Rafael Alcalá, hace referencia a la nueva legislación con la que se han liberalizado los puntos de recarga eléctrica haciendo posible su incremento, un factor indispensable para que el vehículo eléctrico pueda ser una realidad. A pesar de ello considera que en España la transición será una realidad más lenta que la deseada.

“España tiene los medios pero nos falta el propósito de abordar la movilidad sostenible como una apuesta global real”, dice Rochetti. Siguiendo el ejemplo de la alta velocidad, el director de Loop New Business Models asegura que España podría pasar de ser anónima en este tema a convertirse en un referente haciendo que la movilidad sostenible no solo sea un objetivo ambiental sino también económico, vinculado con el modelo de negocio.

Fuente de la noticia: https://www.elconfidencial.com/economia/2019-03-04/cinco-grandes-retos-energeticos-espana-bra_1857034/

Recent Posts

Dejar un comentario

Contact Us

We're not around right now. But you can send us an email and we'll get back to you, asap.

Not readable? Change text. captcha txt

Start typing and press Enter to search

X