In Sin categoría

La estrella de Driverless (Sin Conductor), la actual exposición en el Museo de Ciencias de Londres, es un Citroën especialmente modificado, repleto de tecnología de computación en el asiento trasero, que puede conducir por sí mismo a una velocidad de hasta 130 kilómetros por hora ayudado por sensores que detectan un campo magnético debajo del camino.
Se probó en las calles en 1960.
Este veterano vehículo con pretensiones autónomas funciona como un recordatorio de que predecir la inminente llegada de una era sin conductor (como lo hace Elon Musk para los autos Tesla, 60 años después, para 2020) puede ser demasiado optimista. Waymo de Google y los principales grupos automotrices han estado reduciendo las expectativas de una inminente era de conducción autónoma, y una hoja de ruta de Reino Unido para los vehículos de autoconducción, que se presentó hoy en una conferencia de prensa en el museo, establece una fecha para un número significativo en carreteras de Gran Bretaña para 2030, sujeto a cambios.
La UK Connected and Automated Mobility Roadmap (Hoja de ruta de movilidad automatizada y conectada de Reino Unido), que publicó Zenzic, un organismo que creó el gobierno y la industria para coordinar los esfuerzos de la conducción autónoma “comienza a introducir objetividad y eliminar todo el bombo que se produjo en el pasado”, dijo Daniel Ruiz, director ejecutivo de Zenzic.
El mapa, el primero de su tipo en el mundo, es más una tabla de gestión de proyectos con años como hitos y múltiples hilos que unen cómo se espera que se unan los servicios, la infraestructura, la tecnología del vehículo, el marco regulatorio y la aceptación del consumidor y del negocio para hacer realidad nuestro futuro autónomo.
De los más de 500 hitos, las regulaciones, los estándares y la legislación pueden considerarse como los facilitadores más críticos para el desarrollo, la realización de pruebas y el despliegue de tecnologías y servicios de conducción autónoma, con las licencias de vehículos, los estándares de seguridad y la creación de un Código de Autopista digital como clave.
El argumento comercial para los vehículos autónomos aún no está demostrado y todavía no se convence a los consumidores, pero el mapa tiene al año 2025 como un punto de inflexión, donde, con los avances en licencias de vehículos, seguros “y un cambio total en el deseo de la opinión pública, esperamos ver que surjan más servicios comerciales de pasajeros”. En otras palabras, será como esperar un autobús de Londres.

Recent Posts

Dejar un comentario

Contact Us

We're not around right now. But you can send us an email and we'll get back to you, asap.

Not readable? Change text. captcha txt

Start typing and press Enter to search

X