In Noticias

Entre los múltiples motivos que existen para no comprar un coche eléctrico y seguir apostando por diésel o gasolina, la mayor parte de la gente aduce que la falta de puntos de recarga es el principal impedimento.

Por ejemplo, en una encuesta reciente de la BBC, para el 85% este era el principal factor. En otra realizada en España por el Observatorio Cetelem, que mide tendencias en consumo, para el 62,7% de los participantes la falta de redes de recarga pública era también la primera causa de rechazo al coche eléctrico.

¿Hay que poner muchos puntos de recarga para lograr que la gente compre coches o habrá que esperar a que los compren para empezar a ver puntos de recarga? Es el dilema de la gallina o el huevo aplicado a los coches eléctricos. Sin embargo, un nuevo estudio realizado por la organización Transport & Environment sobre la realidad actual del coche eléctrico en Europa (especialmente en el norte y el oeste) ha hecho tambalearse muchos de los mitos que, según ellos, impiden la adopción mayoritaria de vehículos eléctricos.

Solo el 5% de las veces utilizan los vehículos eléctricos estos puntos de recarga públicos, es decir, la gran mayoría los carga principalmente en su propia casa o en el trabajo. Es más, según los autores del trabajo, este porcentaje tenderá a bajar cuando el mercado madure: “La visibilidad de la recarga pública puede, no obstante, ser importante para convencer a los actuales conductores de coches convencionales de que se pasen a opciones eléctricas aunque los cargadores públicos raramente son usados”.

La expansión de estos sitios de recarga resulta casi imperceptible para muchos ciudadanos, pero las estadísticas apuntalan esta tesis. La Comisión Europea recomienda que exista un cargador por cada 10 vehículos eléctricos en la carretera. Sin embargo, esa ratio es actualmente de cinco coches por cada cargador.

Los planes de Europa en este sentido son que para 2020 exista una red de 220.000 cargadores (con esa misma ratio, significaría que 2,2 millones de coches eléctricos estarían circulando dentro de dos años: según cifras oficiales, en diciembre de 2017 había 943.000 en circulación) y 1.000 cargadores ultrarrápidos, capaces de proporcionar en 15 minutos una autonomía de 400 kilómetros. En resumen, existiría un cargador por cada 34 kilómetros de autopista, algo que para las autoridades europeas será suficiente para cubrir las necesidades de los conductores en esta fase incipiente.

“El dilema de la gallina y el huevo ha sido resuelto”, dicen los autores del estudio, “el principal cuello de botella para el crecimiento del mercado de coches eléctricos no es la falta de puntos de recarga sino la falta de coches que enchufar“.

Europa está gastando actualmente unos 100.000 millones en infraestructuras del transporte, lo que incluye la instalación de estos cargadores para coches eléctricos. Sin embargo, este trabajo estima que la necesidad de inversión pública también irá decreciendo año tras año, situándose en unos 12.000 millones anuales para los años 2020 a 2025.

Para el informe, España está situada entre los países del sur (y no del oeste) en cuanto a la adopción del coche eléctrico, es decir, entre los que menos vehículos de este tipo tienen en sus carreteras. Sin embargo, nuestros avances en infraestructuras nos sitúan como ‘followers’ del pelotón de cabeza: Austria, Bélgica, Dinamarca, Finlandia, Francia, Alemania, Irlanda, Luxemburgo, Holanda, Suecia y Reino Unido. Detrás de estos 11 países, que capitalizan un 80% de todos los coches eléctricos, iríamos España, Italia y Portugal.

Estos expertos auguran que la adaptación al coche eléctrico fuera de los países más ricos irá en dos oleadas y España estará en la primera de ellas.

Fuente de la noticia: https://www.elconfidencial.com/tecnologia/2018-09-07/recarga-coches-electricos-culpa_1612393/

 

Recent Posts

Dejar un comentario

Contact Us

We're not around right now. But you can send us an email and we'll get back to you, asap.

Not readable? Change text. captcha txt

Start typing and press Enter to search

X