In Noticias

La tendencia a vivir en áreas urbanas es un hecho. Se estima que el 54% de la población reside en ciudades, y se espera que esta tendencia continúe en los próximos años. En 2045 el número de personas que vivirá en ciudades aumentará 1,5 veces, llegando hasta los 6.000 millones de personas, lo que supone 2.000 millones más de residentes urbanos. Esta tendencia, sumada al aumento del precio de la gasolina, a los atascos en los núcleos urbanos y a la contaminación de CO₂ que está afectando a las ciudades, está demandando y fomentando nuevas formas de movilidad para contribuir a mejorar la vida de los ciudadanos.

Hace cinco años en España no existía de forma generalizada ni el fenómeno del carsharing ni mucho menos el carsharing flexible. Sin embargo, hoy en día ambos conceptos se encuentran ampliamente desarrollados, tanto en España como en muchos países del mundo. El carsharing es un innovador modelo que permite a las personas acceder a un vehículo, sin necesidad de tenerlo en propiedad.

Existen dos modelos de carsharing: el basado en estaciones fijas de alquiler y el carsharing flexible (cuando no hay estaciones fijas donde tener que coger o dejar el vehículo). Esta segunda modalidad ofrece la posibilidad de disponer de vehículos distribuidos por la ciudad para realizar trayectos, permitiendo a los usuarios iniciar y finalizar su alquiler donde lo necesiten, dependiendo de sus necesidades. El carsharing flexible tiene su máximo referente e impulsor mundial en car2go, que ya cuenta con más de 1,2 millones de clientes en todo el mundo y 14.750 coches disponibles en las 29 localidades de Europa y América del Norte donde opera.

En los últimos años se ha constatado que los ciudadanos también quieren añadir opciones de movilidad individual y flexible a los sistemas de transporte disponibles en las áreas en que residen. Para ello se ha ideado el carsharing flexible, ofreciéndoles la posibilidad de que los vehículos estén distribuidos por una zona determinada, sin necesidad de contar con estaciones de alquiler permanentes. Los vehículos se pueden alquilar sin límite de tiempo o de uso, para un único trayecto sin necesidad de volver al lugar de salida y sin ningún coste adicional.

Este formato de carsharing implica contar con un proceso totalmente automatizado, y que además tiene que ser fácil de entender. Puesto que el usuario tiene acceso a un vehículo en cualquier punto de la ciudad sin tener que ir a un garaje determinado o similar, también debe poder llevar a cabo todo el proceso de manera clara, sencilla y sin necesidad de terceros. Para ello, este tipo de movilidad va de la mano con tecnología de última generación como, por ejemplo, una aplicación que permita abrir el vehículo, un sistema de geolocalización que permita mostrar a los usuarios dónde pueden encontrar los coches disponibles y un sistema telemático de cobro.

Madrid es el área urbana ideal para desarrollar el nuevo modelo de carsharing flexible, debido a la alta densidad de personas y a la vitalidad de los madrileños. Pero para hacerlo realidad era necesario dar un paso más. Madrid necesitaba una solución ecológica, debido a los altos índices de contaminación. Por este motivo, la flota de vehículos disponibles tenía que estar compuesta por vehículos eléctricos cero emisiones y que además utilizasen energía renovable para la recarga. De esta manera todo el proceso es ecológico. Además, debido a las normativas ya establecidas en la capital, los vehículos eléctricos están exentos de pagar el aparcamiento regulado (SER) y pueden circular por las zonas de prioridad residencial (APR) y los días que se activen los protocolos de restricción de circulación por altos niveles de contaminación. Teniendo en cuenta que los vehículos del carsharing flexible están disponibles aparcados por la ciudad, esta solución resultaba doblemente cómoda, el uso del vehículo es no contaminante y cuando el usuario aparca ya no tiene que preocuparse por nada más ni poner el parquímetro.

El siguiente reto para instalar una flota de vehículos eléctricos era contar con una infraestructura de puntos de carga para poder gestionar la alimentación eléctrica del gran volumen de vehículos necesarios para complementar las necesidades de movilidad de los madrileños. Por este motivo, de la mano del desarrollo del proyecto de carsharing flexible iba también la creación y el desarrollo de hubs de carga para que el proyecto pudiese llevarse a cabo. Para ello car2go tuvo que alquilar espacios y desarrollar la tecnología de puntos de carga rápida, además de contar con un equipo de personas que recogiesen los coches cuando estaban con batería baja, los llevasen a cargar y luego los distribuyesen otra vez por la ciudad. En definitiva, el desarrollo para llevar a cabo el proyecto requería mucho más know-how que simplemente poner los vehículos a disposición de los usuarios.

La economía colaborativa, y especialmente el carsharing, están experimentando un rápido crecimiento global gracias a varias cuestiones. Por un lado, se están viendo impulsadas por el desarrollo del acceso a internet y de las aplicaciones. El uso del Smartphone es clave en las nuevas formas de movilidad. De hecho, la alta penetración del uso del Smartphone y de descarga de aplicaciones en España ha sido uno de los factores que ha influenciado la gran acogida del modelo de carsharing flexible en Madrid. Por otro lado, gracias a la tendencia social de que el acceso prima sobre la pertenencia. Cada vez más, la sociedad prefiere tener la posibilidad de usar un vehículo cuando lo necesita, en vez de comprar uno. Sistemas como el carsharing flexible abren a los ciudadanos nuevas posibilidades de transporte multimodal por la ciudad. Una solución flexible y accesible bajo demanda para mejorar la movilidad en áreas urbanas.

Más información sobre car2go:

El proceso para usar car2go es registrarse en la página web y validar el carnet de conducir en cualquiera de los puntos car2go que hay en Madrid (la tienda car2go, las autoescuelas Gala y los concesionarios de Mercedes y smart). Una vez realizado el proceso, toda la experiencia se realiza a través del Smartphone. Usando la aplicación, gracias a la geolocalización, el usuario puede identificar el car2go más cercano, reservarlo durante media hora o alquilarlo espontáneamente. La aplicación, (disponible para iOS, Android, Windows Phone y BlackBerry) además muestra el nivel de batería del vehículo y su estado.

Una vez que el usuario esté listo para iniciar el alquiler, gracias a la tecnología de car2go, puede abrir el vehículo usando la aplicación. Las llaves para conducir están dentro del vehículo. Una vez que el usuario haya llegado a su destino puede aparcar dentro de la M-30 – la zona car2go – en cualquier espacio verde o azul de aparcamiento legal sin pagar parquímetro. En cuanto a precios en Madrid, validarse en car2go cuesta 19€, que se pagan una sola vez en la vida y permite al usuario usar car2go en cualquier ciudad de Europa donde opera, y el precio por minuto de conducción en Madrid es de 0,19€.

Fuente de la noticia: https://energiadehoy.com/noticias-energia/2398-nuevas-formas-de-movilidad-urbana-el-carsharing-flexible

Recent Posts

Dejar un comentario

Contact Us

We're not around right now. But you can send us an email and we'll get back to you, asap.

Not readable? Change text. captcha txt
0

Start typing and press Enter to search

X