In Noticias

Los ciudadanos deben usar menos su coche a diario y las administraciones mejorar el transporte público.

Hablamos mucho de movilidad sostenible, de hacer las ciudades más habitables, con menos contaminación y más seguras. Nuestros políticos hablan mucho de ello pero en realidad se dan muy pocas soluciones que realmente tengan un buen futuro en busca de ese objetivo común, que debería ser una prioridad.

Conseguir una movilidad sostenible depende de todos pero la única manera de conseguirlo es que cada uno de los implicados cumpla con su parte. Los ciudadanos deben usar menos su coche a diario y las administraciones mejorar el transporte público. En realidad, es lo mismo que ocurre con todos los problemas que nos afectan en la vida diaria. La siniestralidad también es un grave problema y cada uno tiene que tomar las medidas apropiadas y poner su granito de arena para reducir las víctimas del tráfico. Si todos lo hiciéramos, las cosas funcionarían mucho mejor.

Si nos paramos a pensar un poco en estos problemas, de siniestralidad, de reducir la contaminación, de movilidad sostenible, todos sabemos lo que tenemos que hacer. Pero lo malo es que muchas veces en lo único que pensamos es en lo que tienen que hacer los otros y nunca en lo que debemos hacer nosotros, pero que no hacemos.

Si todos los conductores cumplieran con las normas, si se mantuviera la distancia de seguridad, se circulara a la velocidad establecida y con el cinturón de seguridad correctamente puesto, las cifras de víctimas se reducirían drásticamente. Pero también hace falta que las administraciones cumplan su parte: un buen mantenimiento de las carreteras, evitar la señalización errónea que muchas veces provoca accidentes o la formación, consiguiendo que por fin la educación vial esté en la agenda escolar y se estudie. Y hacer lo necesario para eliminar los coches más viejos y peligrosos de las calles.

Con la movilidad sostenible ocurre exactamente lo mismo. Los ciudadanos tienen que acostumbrarse a hacer una utilización más racional de su vehículo particular. Es inviable que todos los días muchos miles de personas utilicen su coche para desplazarse dentro de la ciudad cuando tienen un buen transporte público. Pero también la administración tiene que hacer su parte, seguir invirtiendo cada día para hacer un transporte público realmente eficaz y eficiente, con un precio ajustado y con la necesaria rapidez.

En Madrid, la carretera N1, es un ejemplo del mal hacer de las administraciones. La única manera de llegar a Madrid desde toda la zona norte es por esta carretera que sufre atascos casi permanentes. No hay Cercanías ni tampoco Metro más allá de San Sebastián de los Reyes. Pero lo peor es que al llegar a la estación, las personas que se han desplazado en coche desde más lejos no pueden aparcar. Los ciudadanos no utilizan el transporte público, pero es absurdo coger un autobús en Torrelaguna, Algete, El Molar, El Vellón, etc., y pensar que estará parado en el mismo atasco que todos los coches.

Hacer inversiones

Hace años que se habla de hacer otra carretera de salida hacia el norte. Fue Esperanza Aguirre la primera que planteó este proyecto, pero siempre se va retrasando, nunca hay presupuesto para hacer las obras. Pero se sigue gastando mucho dinero en hacer los proyectos… que solo valen para decir que se está trabajando en buscar una solución. El punto negro de esta carretera por congestión de tráfico, de salida de Madrid, es el punto kilométrico 28, donde se pasa de cinco a dos carriles. Y para entrar en Madrid es el nudo de Manoteras, donde sale todo el tráfico de los barrios de Sanchinarro y Las Tablas y donde entran también todos los coches que vienen por la M40. Esta zona paraliza cada mañana el tráfico de toda la ciudad. Pero parece que a nadie le importa.

Cada uno en su papel, todos los ciudadanos estamos obligados a poner nuestro granito de arena para conseguir una movilidad sostenible. Es decir, usar menos el coche particular. Pero nos tienen que poner los medios para hacerlo y la zona norte es un auténtico despropósito. Los barrios de Sanchinarro y Las Tablas o todo el desarrollo urbanístico que está teniendo San Sebastián de los Reyes, con miles de nuevas construcciones y con la única opción del coche para desplazarse de un sitio a otro, son un buen ejemplo. Eso sí, luego nos dicen nuestros políticos que no usemos el coche y que vayamos en transporte público, pero ellos siguen desplazándose en coche. Y por supuesto siempre tienen la opción de la multas para poder cuadrar sus presupuestos.

Fuente de la noticia: https://blogs.elconfidencial.com/motor/automaniacos/2018-10-22/movilidad-sostenible-trabajo-de-todos_1633500/

Recent Posts

Dejar un comentario

Contact Us

We're not around right now. But you can send us an email and we'll get back to you, asap.

Not readable? Change text. captcha txt

Start typing and press Enter to search

X