In Sin categoría

De acuerdo un estudio de Juniper Research, habrá más de 62 millones de automóviles con conexiones V2V (vehículo a vehículo) en 2023, lo que supone un aumento anual promedio del 173% desde los actuales 1,1 millones existentes en la actualidad. Si hablamos de comunicaciones de vehículo a cualquier objeto (otros coches y el propio entorno), en las carreteras europeas habrá más de seis millones de automóviles equipados con comunicaciones V2X para ese mismo curso.

Parece claro que el futuro de nuestros coches pasa por la conectividad por doquier, como paso previo e inexcusable al vehículo autónomo. Pero lo que no está tan claro es cómo realizar esas conexiones, ya que existen dos grandes tecnologías en la pugna: WiFi y 5G.

Y justo cuando parecía que la mayoría de la industria y muchos gurús del sector habían apostado por la nueva generación de redes móviles, llegó la Unión Europea para resucitar el estándar sobre WiFi para la conexión de los vehículos del futuro. Una decisión que no es definitiva (aún falta el voto del Consejo Europeo) pero que ha sido duramente criticada por varias voces del sector e incluso algunos han lanzado comentarios apocalípticos sobre el desastre que esta apuesta supondría para la innovación en el Viejo Continente.

Ventajas del WiFi

Los defensores de las conexiones ITS-G5 (basadas en el protocolo internacional 802.11p) promulgan su amplia difusión como el principal argumento en favor de su uso. No en vano, este protocolo WiFi está siendo desarrollado desde 2004, cuenta con una gran aceptación por parte de la industria automovilística y existen numerosas funciones ya desarrolladas sobre este estándar, a diferencia de la propuesta del 5G que nace desde cero y sin ningún ecosistema a su alrededor.

Además, la propuesta sobre WiFi no requiere de nuevas o costosas inversiones, ni en infraestructuras (usarán la banda de 5,9 Ghz para comunicaciones coche a coche y con el entorno) ni en adaptaciones de los vehículos.

Ventajas claras que marcas como Renault, Toyota o el fabricante de semiconductores NXP han defendido a ultranza. 

Ventajas del 5G

En el polo opuesto de esta conversación están los defensores de la tecnología LTE V2X o, para abreviar, los impulsores del 5G como protocolo único de comunicaciones para el vehículo conectado y autónomo. Según la GSMA, apostar por el 802.11p es hacerlo por un estándar obsoleto y sujeto a ciberamenazas y peores criterios de seguridad que las redes móviles.

Defendida por los operadores de telecomunicaciones (grandes beneficiados de que todas estas comunicaciones de los coches pasen por sus antenas), sus proveedores clave (Qualcomm o Huawei entre ellos) y algunas pocas automotrices (Daimler, BMW o el grupo PSA), los críticos con el WiFi argumentan también que esta tecnología tiene menos alcance y una mayor latencia.

La verdadera discusión

Hasta aquí los argumentos de uno y otro extremo, pero la realidad de la elección de la UE por el WiFi tiene mucho de grises y no tanto de blancos y negros.

Para empezar, explican fuentes del sector público a Business Insider España, para empezar no estamos hablando de una conexión WiFi al uso, sino de una evolución técnica en la que se lleva años invirtiendo. “Eso garantizaría un despliegue más inmediato, más barato y más fácil de gestionar porque es técnicamente menos complejo“, nos dicen. Además, y aunque existen muchos casos de vulnerabilidades en el protocolo 802.11p, no existe ninguna evidencia en materia de seguridad que deba preocuparnos respecto al estándar ITS-G5.

Desmontado el argumento de la ciberseguridad, nos queda el segundo aspecto: el de un caballo ganador. Para los críticos con el estándar WiFi, la elección de la Comisión Europea supone abandonar en cierto modo el despliegue del 5G o dar por exclusivo el uso del ITS-G5 en detrimento del 5G. Pero lo que defienden desde la Administración es todo lo contrario: “El protocolo WiFi no es incompatible con la incorporación de un estándar 5G, cuando esté disponible, para otros usos“, afirman.

Cierto es que debemos reconocer que la decisión de la UE parece sorprendente en un contexto donde la misma Unión ha establecido unos corredores 5G que deben recorrer toda Europa. “Pero aún es pronto para valorar si esto desincentivaría a los operadores de invertir en redes 5G, como sostienen las telecos, porque les pudieras restar potencial de generación de ingresos al coche conectado“, sintetizan nuestras fuentes.

La realidad del coche autónomo

Finalmente llegamos al punto clave de la disputa, cuál de las dos tecnologías es la mejor para soportar la llegada del coche autónomo. Pues bien, no hay duda al respecto de que la nueva generación de redes móviles es la verdadera clave para el vehículo sin conductor y el WiFi tiene poco o ningún uso en esas lides. Entonces, ¿por qué la UE defiende impulsar el WiFi a sabiendas de que no tiene futuro?

Ahí el tema está en cuándo llegará ese futuro. Pese a los anuncios proféticos de muchos fabricantes (que primero hablaron del entorno de 2015 para el lanzamiento de los primeros modelos comerciales plenamente autónomos, luego de 2020 y ahora ya han vuelto a postergar la fecha prevista para 2025-2030), lo cierto es que el consenso del sector es que el coche autónomo todavía necesitará décadas para ser una realidad.

“Los propios fabricantes confiesan que es imposible que el coche autónomo exista a medio plazo, porque no puede haber coche autónomo con estas carreteras, señalización, etc. Todas las infraestructuras tendrían que modernizarse. Por no hablar del marco legal”, dicen nuestras fuentes del sector público. “En cambio, con las tecnologías ya existentes (satélite, 4G, WiFi evolucionado, etc) hoy por hoy podría cubrirse perfectamente casi cualquier desarrollo tecnológico que incorpores a un vehículo conectado”.

Por lo tanto, la conclusión obvia es que tampoco debemos dramatizar con la aparente dicotomía entre WiFi y 5G porque ambas no son incompatibles, sea cual sea la decisión final de Bruselas. Y, en el caso de la eventual apuesta por el WiFi, es muy probable que no las consecuencias no sean tan perjudiciales para Europa como plantean las ‘telecos’ (aunque sí para sus cuentas de resultados).

Fuente de la noticia: https://www.businessinsider.es/union-europea-defiende-coches-autonomos-usen-wifi-427973

Recent Posts

Dejar un comentario

Contact Us

We're not around right now. But you can send us an email and we'll get back to you, asap.

Not readable? Change text. captcha txt

Start typing and press Enter to search

X