In Noticias

Eran las diez de la mañana del domingo 2 de septiembre de 2018. Belén, María Victoria, Juana y Sebastien, tres turistas españolas y un italiano afincado en Málaga, fallecían en un accidente de tráfico en Nanja, en la región tanzana de Arusha, después de que un camión se quedara sin frenos y arrollara el minibús en el que viajaban. Lamentablemente, su caso no es aislado. Los accidentes de tráfico, según Naciones Unidas, causan 650 muertes diarias en África, el continente con las tasas más altas del mundo.

“África representa cerca del 20% de las muertes por siniestros de tráfico mundial, aunque según la Organización Mundial de la Salud solo tiene el 2% de los vehículos motorizados”, asegura Véronique Feypell. La experta en seguridad vial de la Federación Internacional del Automóvil reconoce que hay una carencia de datos para un diagnóstico exhaustivo de la situación en cada país. “Pero, en general, hay una falta de conciencia sobre este riesgo en todo el continente, y la seguridad vial a menudo es muy escasa en las agendas políticas”, agrega.

Uno de los objetivos de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible es reducir a la mitad el número mundial de muertes y lesiones causadas por accidentes de tráfico en 2020. Sin embargo, sin una acción sostenida, la Organización Mundial de la Salud predice que se convertirán en la séptima causa de muerte para 2030.

Los próximos 13, 14 y 15 de noviembre se celebrará el primer Foro Africano de Seguridad Vial en la ciudad marroquí de Marrakech, una iniciativa del Banco Mundial, la Federación Internacional del Automóvil (FIA) y el Foro Internacional del Transporte de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) con la intención de mitigar las tremendas cifras que se dan en el continente africano. Es en este marco en el que se lanzará oficialmente uno de los proyectos que se espera que sean más efectivos para paliar las muertes por accidentes en África: el Observatorio Africano de la Seguridad Vial.

Tal como cuenta Véronique Feypell a Planeta Futuro vía correo electrónico, para poder diseñar políticas efectivas de seguridad vial en África, es imprescindible contar con datos que determinen las principales causas y localizaciones de los accidentes de tráfico. Sin embargo, la escasez de información sobre ellos hace que las carreteras sean menos seguras que las de otras partes del mundo. “Muy pocos países africanos pueden contar con precisión el número de víctimas en sus vías”, reconoce Feypell, quién advierte que la cifra total de muertes de este tipo en África podría estar subestimado en la mayoría de los países.

“El Observatorio Africano de Seguridad Vial pretende ser una herramienta para que los gobiernos mejoren la recopilación de datos, y funcionará para ayudar a las administraciones del continente a comprenderlos mejor y utilizarlos de manera más efectiva”, dice.

“El Observatorio es fruto de un acuerdo firmado el pasado mes de mayo en la Cumbre Anual del Foro Internacional del Transporte en Leipzig (Alemania) partiendo de la experiencia positiva del Observatorio Iberoamericano de Seguridad Vial que se creó en 2011”, explica. Después de celebrar varias reuniones y actividades de coordinación, así como un taller con representantes de 28 países africanos en la ciudad nigeriana de Abuya en julio, Feypell señala que el trabajo preparatorio se está centrando en definir la estructura de gobernanza del centro y establecer un programa de trabajo conjunto para los próximos años.

Se espera que el Observatorio entre en funcionamiento el próximo año, apunta Verónica Raffo, especialista en Infraestructuras del Banco Mundial y otra de las implicadas en la creación de este organismo.

El peatón, el más vulnerable

En África, el desarrollo de carreteras e infraestructuras no ha tenido en cuenta más que a los automóviles y el transporte no motorizado tiene una prioridad más bien baja en las agendas políticas. Es frecuente ver a peatones caminando por cualquier carretera sin ningún tipo de protección. Los niños y niñas, que en su mayoría van a la escuela a pie, tienen el doble de probabilidades de morir en el camino a ella que en otros lugares del mundo.

Los peatones representan el 38% de todas las muertes por accidentes de tráfico en el continente, según se reveló en la última asamblea general de la Organización de Seguridad Vial de África Occidental en Dakar, Senegal. “Aunque se prevé una disminución de fallecimientos por el VIH/Sida y por malaria en el continente, las muertes en las carreteras parece que aumentarán”, advierte Raffo.

Para paliar estos datos, ONU Habitat ha lanzado recientemente el toolkit Calles para caminar y andar en bicicleta: diseñar para la seguridad, el acceso y la comodidad en las ciudades africanas, que pretende ser una caja de herramientas para que los gobiernos africanos legislen y construyan infraestructuras encaminadas a reducir los accidentes de tráfico y empoderar a peatones y ciclistas a través de la mejora de carriles bici y calles peatonales.

“En las zonas urbanas, las muertes de peatones oscilan entre el 50% en Sudáfrica y hasta el 90% en Etiopía. Y más del 75% de las víctimas se encuentra en edad productiva, entre 16 y 65 años”, opina Stefanie Holzwarth, experta del equipo de Movilidad Urbana de ONU Habitat. “El automóvil privado solo representa un 16% de todos los viajes, pero domina en número en las carreteras y calles de Nairobi”, sostiene la experta. “Caminar es un medio importante de transporte para los viajes a la escuela y al trabajo, y representó más del 85% de todos los viajes a pie que se hicieron de 2004 a 2013 en la capital keniana”.

Con el aumento demográfico sin precedentes que vivirá África en los próximos años, especialmente en las ciudades, se espera que la proliferación de vehículos sea proporcional. Ciudades como Nairobi duplican ya su número de vehículos cada seis años. “El desarrollo del transporte público es un componente importante de un sistema de movilidad que es tanto seguro como sostenible”, asegura Raffo, la experta del Banco Mundial, enfatizando la importancia de ejemplos de buenas prácticas como el primer autobús de tránsito rápido que ha tenido África y que actualmente opera en la ciudad tanzana de Dar es Salaam. Y subraya: “La sostenibilidad y la seguridad deben ir de la mano”.

Para ello, Raffo también ve urgente la implicación de las administraciones. “Es crucial que África implemente ya políticas y estrategias efectivas de seguridad vial para mitigar la epidemia de muertes en accidentes viales y lesiones graves”. La especialista reconoce que en los últimos años ha habido una inversión masiva en infraestructuras en el sector del transporte, pero lamenta que “el nivel de protección para la mayoría de la población, para aquellos que caminan o se mueven en bicicleta, no ha aumentado en paralelo a estos desarrollos”.

Por eso, opina, harán falta acciones en varios frentes a parte de la creación del Observatorio Africano de Seguridad Vial o la caja de herramientas elaborada por Habitat. “Es esencial garantizar que todos los caminos y calles urbanos sean seguros y transitables para reducir las lesiones causadas por el tráfico e impulsar la movilidad continua no motorizada. Para traducir esto en acciones, medidas como proporcionar senderos peatonales y reducir la velocidad urbana a través del control del tráfico y el rediseño de las calles podrían ofrecer resultados inmediatos”, manifiesta.

“Otras acciones incluyen políticas de inversión relacionadas con la red vial, la regulación de vehículos y de conductores, mejores sistemas de gestión de datos y legislaciones que aborden factores de riesgo claves, así como inversión en la integración sistemática de la seguridad vial en los corredores viales comerciales regionales para minimizar colisiones”.

Fuente de la noticia: https://elpais.com/elpais/2018/11/06/planeta_futuro/1541499300_433036.html

Recent Posts

Dejar un comentario

Contact Us

We're not around right now. But you can send us an email and we'll get back to you, asap.

Not readable? Change text. captcha txt

Start typing and press Enter to search

X