In Noticias

Son los profesionales pioneros del coche eléctrico. Medio centenar de taxistas españoles han reemplazado sus viejos vehículos humeantes por la limpieza de los modelos con baterías. Nunca imaginaron que aquella decisión cambiaría tanto su vida: se han convertido en apóstoles de la electromovilidad. Hablamos con tres de ellos en Madrid, Valladolid y Barcelona.

“Lo que más valoro es no madrugar, asegura Antonio Berzal, 42 años, mientras carga su coche gratis en un poste rápido de un concesionario del centro de Madrid. “Mi vida ha cambiado porque ahora me levanto más tarde para cuadrar la carga de las baterías a mediodía. Eso conlleva dormir una hora y media o dos más, y parece que no, pero uno se levanta mejor y no llega tan cansado por la noche”.

Todo empezó hace 16 meses y 60.000 kilómetros. Berzal conducía por Madrid su veterano Seat Altea XL con ocho años y medio y 420.000 kilómetros hasta que un día se le paró. El veredicto del taller no admitía dudas: “Cuesta más arreglarlo de lo que vale”. Y aunque entonces se llevó un disgusto, ahora está encantado:”Había oído hablar de los coches eléctricos en mi concesionario y al final me decidí y salí de allí con uno de ellos. Hasta hoy. Me gusta mucho la comodidad al conducir, es muy suave, no hace ruido…”.

¿En qué más ha cambiado su vida?

“Lo que ahorro en gastos lo empleo en tener más tiempo libre, no trabajar tantas horas… Antes estaba unas 12 trabajando y ahora ocho, nueve o diez los días que más. Hacía entre 250 o 300 kilómetros, y ahora de 220 a 240”.

¿Y salen los números?

“Sí. Antes, solo en gasóleo, eran 400 euros al mes y ahora son 100 de luz. El seguro también es más barato, me ha bajado de 1.000 a 600 euros, no pago aparcamiento regulado, ni numerito del ayuntamiento. Y tengo un acuerdo de mantenimiento gratuito con el taller a cambio de publicidad en las puertas”.

¿Cómo es su jornada habitual?

“Salgo de casa entre 7.30 y ocho con las baterías del coche cargadas en un terminal que me han puesto en el garaje de la comunidad. Trabajo hasta las 12.30, unos 110 o 120 kilómetros, y me acerco al concesionario de Nissan para volverlo a cargar. En media hora las baterías están otra vez al 80%. Mientras, he aprovechado para comer algo. Y tiro otras cuatro o cinco horas más. Después voy a casa y lo dejo cargando hasta el día siguiente”.

¿Que echa en falta en su coche?

“Si tuviera más autonomía estaría mejor, pero me he acostumbrado a trabajar así y es cómodo”.

¿El próximo taxi será también eléctrico?

“Si, prácticamente seguro que sí”.

Fuente de la noticia: http://elpais.com/elpais/2016/01/22/motor/1453484497_611531.html

Recent Posts

Dejar un comentario

Contact Us

We're not around right now. But you can send us an email and we'll get back to you, asap.

Not readable? Change text. captcha txt

Start typing and press Enter to search

X