In Noticias

[:es]Nissan y La NASA prolongan su acuerdo de colaboración para impulsar el desarrollo de SAM, una herramienta que cedería el control del vehículo a un centro de comando humano en caso de situaciones críticas.

Se dirá que las nuevas tecnologías (las que corresponden a esta era digital) están consolidadas, cuando los primeros coches autónomos circulen por las carreteras. Será así, porque este es uno de los inventos que más realistamente próximo ven tanto industria, como sociedad. Aquí no hablamos de hipótesis. Los avances los demuestran las distintas pruebas piloto realizadas en EE.UU., los proyectos para preparar la infraestructura o algo tan simple como que algunos vehículos ya aparquen solos.

El camino no es corto, pero los profesionales expertos implicados en la materia van bien equipados para la enfrenta. Nissan, por ejemplo, ha escogido apoyarse en tecnología de la NASA. Nada más y nada menos.

A principios de este año, en el seno del congreso más importante de electrónica de consumo del mundo, el CES, la compañía automovilística anunció la renovación del acuerdo (que dura ya cinco años) con el centro de investigación Ames de la NASA en Silicon Valley, para prolongar la investigación y desarrollo tecnológico de la movilidad autónoma del futuro.

En el mismo simposio contaron que esta nueva etapa de acuerdo se centrará en impulsar el desarrollo de la tecnología Seamless Autonomous Mobility (SAM), aplicada al servicio del transporte autónomo. Lo que ahora comparten ambas entidades es la explicación de lo que es esta tecnología, cómo funciona, cuál es su objetivo final y su percepción futura de cómo la movilidad autónoma se irá implantando poco a poco en sociedad.

“El software Visual Environment for Remote Virtual Exploration (VERVE) de la NASA, utilizado para visualizar y supervisar robots interplanetarios, fue el punto de partida para la plataforma SAM de Nissan”, cuentan desde la compañía automovilística. “Los robots de la NASA utilizan tecnología autónoma para evitar obstáculos y calcular rutas de conducción seguras a través de entornos impredecibles e inciertos, cuando el entorno dificulta la toma de decisiones autónoma, los supervisores de la NASA dibujan la ruta deseada y se la envían al robot para su ejecución”.

Y aquí la clave de SAM: estando el vehículo autónomo en un punto en el que todavía no puede saber cómo manejar situaciones impredecibles, y siendo este uno de los principales obstáculos para su encaje en el mercado de consumo, este invento posibilitaría que ante situaciones específicas críticas, el control del coche se dejara en manos de un centro de operaciones humano que le indicaría cómo proceder. Igual que los supervisores de la NASA hacen con el sistema VERVE.

Vamos con el ejemplo. Pongamos que un vehículo autónomo que se mueve por las calles de una ciudad se encuentra con un accidente y un agente que usa señales manuales para dirigir el tráfico. El coche debería tener una inteligencia absolutamente punta y superior para no sólo hacer caso a dichas señales, sino responder yendo en contra de dobles líneas amarillas y de las indicaciones de los semáforos. Ir en contra, precisamente, de su programación básica.

“Los sensores del vehículo, cámaras y radares pueden indicarle al automóvil dónde están los obstáculos, el semáforo e incluso reconocer algunos gestos con las manos, pero se requiere juicio humano para comprender lo que otros conductores y peatones están haciendo y decidir el curso apropiado de la acción”, profundizan desde Nissan. “Con la tecnología SAM, en vez de decidir por sí solo, el coche se detiene de manera segura y solicita ayuda al centro de comando: la solicitud se envía al primer administrador de movilidad que está disponible, que usará las imágenes del vehículo y datos de sensor transmitidos vía red inalámbrica para evaluar la situación, decidir la acción correcta y crear un camino seguro alrededor de la obstrucción”.

Simultáneamente, otros vehículos autónomos de la misma zona estarían en contacto con SAM, para que, una vez solventado el conflicto, éste aprenda y comparta la información con ellos.

El objetivo final, de hecho, es que el sistema utilice los mecanismos de Inteligencia Artificial que tiene incorporados, adquiera experiencia, y así mejore la tecnología autónoma, a la vez que fomenta el aumento de la seguridad en el coche y su capacidad de minimizar los accidentes en circulación.

“Los vehículos se enfrentarán a situaciones conflictivas donde necesitarán ayuda y necesitarán interactuar con seres humanos: un sistema como SAM creará esta integración en la sociedad”, plantea el director del centro de investigación de Nissan en Silicon Valley, Maarten Sierhuis. “Es como el sistema de control para el tráfico aéreo: miles de aviones en el aire con dos pilotos en cada cabina y, aun así, tenemos a humanos controlando y observando el tráfico aéreo desde la distancia en torres de control. Necesitaremos lo mismo para vehículos autónomos, sin tener en cuenta cuan inteligentes sean estos vehículos”.

“Algo emocionante sobre SAM es que nos va a permitir disponer de muchos vehículos en carretera que se benefician de la inteligencia humana”, resuelve la ex científica de la NASA y Senior Manager del Centro de Investigación de Nissan en Silicon Valley, Melissa Cefkin. “Ha construido una capacidad de aprendizaje a tiempo real, porque tienes a diferentes operadores y personas que pueden propagar rápidamente la comprensión de una situación concreta y cómo abordarla. De esta forma podremos introducir mucho antes vehículos autónomos que funcionen a tiempo real y de forma sistémica en nuestra sociedad”.

“Uno de los objetivos estratégicos de la NASA es transferir la tecnología desarrollada para sus misiones y programas a aplicaciones comerciales y sociales más amplias”, ultima el director del centro Ames de la NASA, Eugene Tu. “Usar el trabajo de la NASA en robótica para acelerar el despliegue de servicios de movilidad autónoma es un ejemplo perfecto de cómo la inestimable labor para avanzar en la exploración espacial también puede ser pionera en avances aquí en la tierra”.

Fuente de la noticia: http://www.elmundo.es/economia/innovadores/2018/05/02/5ae6fdf1268e3e184b8b45f8.html[:]

Recent Posts

Dejar un comentario

Contact Us

We're not around right now. But you can send us an email and we'll get back to you, asap.

Not readable? Change text. captcha txt
0

Start typing and press Enter to search

X