In Sin categoría

El transporte por autobús supone cerca del 10 por ciento de la movilidad interior, en términos de viajeros por kilómetro recorrido; sin embargo, solo representa el 0,65 por ciento de las víctimas mortales en accidentes de tráfico. Son datos del Instituto Universitario de Investigación del Automóvil (INSIA) de la Universidad Politécnica de Madrid que sitúan al autobús como el medio de transporte en carretera que ofrece la cota más elevada de seguridad.

Haber llegado a esta situación en materia de seguridad es fruto de la conjugación de una serie de elementos como la inversión de los operadores en vehículos dotados de los últimos sistemas de seguridad activa y pasiva; la inversión en la buena formación de los conductores profesionales; las avanzadas políticas de seguridad de los operadores; las significativas mejoras de la red vial en las últimas décadas; y las actuaciones acertadas en materia de normativa y tráfico.

Así lo ha destacado el consejero delegado de ALSA, Francisco Iglesias, durante la apertura de la jornada sobre Seguridad en el Transporte de Viajeros por Carretera, celebrada en el Circuito del Jarama-RACE en Madrid. Iglesias ha señalado que la filosofía de la empresa pasa por entender la seguridad vial como “una responsabilidad compartida”, en la que su propia actividad debe, a pesar del buen camino en el que se encuentra, seguir contribuyendo a “mejorar los resultados en materia de seguridad vial” en los países en los que opera. La meta última es ambiciosa pero realizable: “Trabajamos diariamente para conseguir el objetivo de cero accidentes”, ha zanjado Iglesias.

Porque, según ha afirmado el director de Seguridad de ALSA, Eduardo Mayoral, “la mayoría de los accidentes son prevenibles” y, por tanto, “se podrían evitar”. De modo que el ‘objetivo cero’, que en una gran empresa como ALSA –que transporta a diario a alrededor de un millón de personas en todo el mundo- podría parecer una utopía es, en realidad, una meta, costosa, pero real. Para avanzar en esta dirección, Mayoral ha destacado tres ámbitos fundamentales de actuación: las nuevas tecnologías, los recursos humanos y la regulación. “Hemos constatado que invertir en Seguridad Vial tiene retorno, no solo en el evidente nivel humano, sino también en el económico, puesto que se reducen los costes asociados a la siniestralidad”, ha afirmado.

“La seguridad forma parte de nuestro ADN”, ha asegurado el director de Seguridad de la compañía, quien ha destacado el empeño de la compañía en estudiarla, promoverla y mejorarla a base de recursos y liderazgo desde 2011, tanto en la aplicación de los últimos avances tecnológicos como en el refuerzo de los recursos humanos en pro de la seguridad. Sin embargo, Mayoral ha destacado que el esfuerzo del sector debe de ir acompañado de algunos cambios regulatorios que permitan seguir avanzando en seguridad vial. Algunos de estos cambios propuestos desde ALSA tienen que ver con el ámbito de la vigilancia de la salud –que los reconocimientos médicos a los conductores sean obligatorios o que se mejore la coordinación entre las autoridades sanitarias y de Tráfico en la comunicación de los problemas de salud de estos profesionales-, con el de los controles preventivos de drogas –que las empresas tengan la obligación de realizarlos a través de dispositivos en los vehículos-, o con el acceso automático de las compañías a información sobre los puntos del carné de conducir de sus empleados.

Tecnología al servicio de la seguridad

De forma paralela a estas propuestas normativas, ALSA ya ha comenzado a instalar en sus vehículos dispositivos innovadores que mejoran la seguridad y que en otros países de nuestro entorno ya son obligatorios, como el alcolock, una especie de alcoholímetro integrado en el autobús que impide la puesta en marcha del vehículo si detecta algún tipo de sustancia estupefaciente en el conductor.

También se han incorporado las DriveCam, cámaras inteligentes que actúan como ‘cajas negras’ y aportan miles de eventos que, filtrados y analizados por expertos, reflejan comportamientos de conducción que si se reiteran en el tiempo terminan en accidente. Otros dispositivos detectan, además, rebases de velocidad.

En general, los avances tecnológicos se han convertido en grandes aliados de la seguridad en carretera. En este sentido, ALSA invierte más de 100 millones de euros anuales en la renovación de su flota, con una especial atención a la mejora de las condiciones de seguridad, tanto activa como pasiva.

Las cámaras termográficas, una adaptación de la tecnología militar que permite, a base de infrarrojos, multiplicar la zona de visibilidad por cuatro hasta llegar a los 700 metros en condiciones adversas –de noche, con niebla o lluvia, por ejemplo- y que ya se han instalado en los vehículos que cubren rutas delicadas; radares de cuarta generación, capaces de detectar peatones o animales; o sistemas de asistencia lateral, que hacen vibrar el asiento del conductor cuando el retrovisor detecta que se acerca, por ejemplo, una bicicleta o un patinete; son algunas de las últimas innovaciones tecnológicas que ALSA ya integra en sus vehículos.

Además, el director de Ingeniería y Mantenimiento de la compañía, Miguel Ángel Alonso, ha señalado algunos de los campos en los que ya se está trabajando y que se implantarán en el futuro próximo, como los detectores de fatiga, una cámara que analiza los patrones de conducción y emite señales audiovisuales cuando advierte señales de cansancio; o los retrovisores con cámara, que sustituirán a los tradicionales en los próximos años con una evidente mejora de la visibilidad. Mirando hacia un poco más allá, el vehículo conectado –no solo a otros vehículos, sin con las infraestructuras-, los trenes de carretera –platooning– y el autobús autónomo se dibujan como soluciones de seguridad de futuro.

El factor humano

A pesar de la crucial aportación de la tecnología, el factor humano sigue siendo la principal causa de accidentes en el 85 por ciento de los casos, en los que intervienen conductores profesionales, tal y como ha recordado Juan Antonio Esteban, director de Recursos Humanos de ALSA, quien ha afirmado que la compañía desarrolla, en este sentido, una labor permanente de sensibilización, formación, evaluación y mejora junto a los 9.000 empleados con los que cuenta en España, Marruecos y Suiza.

El primer eslabón de esta cadena continua de búsqueda de mejoras en seguridad es el proceso de reclutamiento y selección de candidatos, que deben cumplir los estándares de calidad de la empresa. Este es uno de los retos a los que se enfrenta hoy ALSA, ha admitido Esteban, quien ha apuntado a la escasez actual de conductores profesionales.

“Nuestros estándares de selección son rígidos, no bajamos el listón en ningún caso, a pesar de las necesidades de reclutamiento”, ha asegurado. Una rigidez que se confirma a la luz de las cifras: solo un 10 por ciento de los candidatos superan las pruebas de conducción y los exámenes psicotécnicos de la compañía.

La formación a desempleados se erige como un paliativo a esas necesidades de reclutamiento. Solo en 2018 se impartieron en las aulas de ALSA más de 92.000 horas de formación a unos 11.500 alumnos, de los que un 43 por ciento terminaron contratados por la empresa, que está fomentado, además, en los últimos años la contratación de personas con discapacidad.

Además, desde ALSA han detectado que la falta de vocación por la profesión de conductor está relacionada, entre otras cosas, con un escaso reconocimiento a la labor de personas que, en el fondo, asumen cada día la responsabilidad de garantizar el bienestar de sus pasajeros. Por ello, ALSA ha desarrollado el innovador programa Master Driver, que busca una formación continua de sus conductores en busca de la excelencia y basada en un ciclo infinito de formación, evaluación, comunicación, reconocimiento y recompensa.

Fuente de la noticia: https://www.madridiario.es/466508/jornada-mejoras-sistemas-de-seguridad-vial-alsa

Recent Posts

Dejar un comentario

Contact Us

We're not around right now. But you can send us an email and we'll get back to you, asap.

Not readable? Change text. captcha txt

Start typing and press Enter to search

X