In Noticias

Un coche autónomo tiene que saber cuatro cosas y controlarlas muy bien. Saber dónde está, dónde tiene que ir, por qué camino y cuando debe frenar. En una ciudad las variables son numerosas y complejas, desde la velocidad de un peatón, la dirección del ciclista que circula a la derecha, la densidad de coches, hasta si hay un semáforo o una señal ceda el paso, entre otras muchas cosas. Que un día llegaremos a tener una ciudad regida por coches autónomos, es posible, pero no será mañana, ni pasado. Falta recorrido, más matemáticas e investigación. Un nuevo estudio publicado en Nature Machine Intelligence añade una pieza más al camino para alcanzar dicho objetivo. Los investigadores han creado un nuevo algoritmo que probaron en varios escenarios de tráfico real y urbano en Múnich. “Hemos visto que prevenía los adaidentes y que funcionaba en cada una de las situaciones”, asegura Christian Pek, autor principal del trabajo e investigador del Departamento de Informática de la Universidad Técnica de Múnich (Alemania).

Los investigadores grabaron varias situaciones por la ciudad en las cuales todos los participantes respetaban las reglas de seguridad vial y empezaron a desarrollar su algoritmo. El coche observa a su alrededor y detecta todas las variables que se presentan en su entorno. A partir de ahí, las matemáticas le dan todas las posibilidades de acción y movimiento de cara a los próximos segundos. Girar a la derecha, a la izquierda, esperar, acelerar, frenar. El vehículo, en un cerrar y abrir de ojos, baraja todas las opciones a la vez. “Nuestro algoritmo puede ser trasladado al mundo real”, afirma Pek. Según los autores, el método se puede aplicar a coches autónomos de nivel 5 (el más alto y que no necesitan intervención humana), pero el experto asegura que se puede adaptar también al 4 (con conductor por si acaso es necesario) o al 3 (pueden circular de forma autónoma en entornos controlados como las autopistas).

Protección individual

Lo más importante a tener en cuenta es que este algoritmo no protege al conductor de todos los riesgos, no controla si en el coche de enfrente hay un piloto ebrio, o si a uno le da por ir en dirección contraria o cruzar el semáforo en rojo. “Lo que hemos demostrado es que reduce el riesgo de accidentes cuando todo el mundo actúa siguiendo las reglas. Hemos visto claros beneficios en la seguridad. Te protege a ti mismo, pero no podemos evitar todas las colisiones”, explica el experto alemán. Pero si todos los vehículos en las calles de Múnich tuviesen ese algoritmo se reduciría el riesgo a cero, ¿no? “Sí, sería lo ideal”, contesta Pek. “Pero nos falta recorrido todavía”. ¿Y cuál sería el siguiente paso? “Pues que la industria se haga con estos sistemas. Nosotros les damos el concepto y la prueba de que funciona. Ahora les toca a ellos ponerlo en práctica, programarlo e introducirlo en los coches reales”, subraya.

El científico está convencido de que si los ciudadanos viesen que el algoritmo funciona y que salva vidas, todo el proceso iría mucho más rápido. “Si se convierte en algo estándar, todos se preguntarán por qué ellos no lo adoptan también y llegaríamos a un futuro dónde todos los tendríamos”, espera Pek. En definitiva, al experto le gustaría que su estudio sirva a concienciar a la gente de que estos métodos funcionan y pueden ser utilizados para mejorar su seguridad en la carretera.

Variables y peatones

Para Ricardo Chicharro, socio de 2RK, una empresa de consultores en transporte inteligente y líder del Proyecto CITIES Timanfaya que ha creado un bus eléctrico como guía turístico, la cosa no es tan sencilla. “Es una pieza más al puzle y aporta algo más en la movilidad autónoma, pero creo que solo podremos implementarlo en escenarios concretos y controlados donde el número de variables está limitado”, opina. Chicharro asegura que soltar un coche en medio de la Plaza de Cibeles en Madrid no sería tarea fácil, por no decir imposible. “Cada coche de la rotonda sería una variable. La tarea del coche autónomo es prever, no reaccionar”, específica. Además, todo depende de la cantidad de sensores y cámaras que tiene el vehículo, pues esa cifra indica si tiene más o menos oportunidades de hacer las cosas correctas.

Sin embargo, hay un punto en el cual la comunidad científica no tiene ninguna duda. Los vehículos autónomos son compatibles con los peatones y ciclistas. “El coche adapta su velocidad en función de la densidad de la población con previsiones de hasta 100 metros de distancia”, afirma el experto español. Aun así, bajo el punto de vista de Chicharro, ningún algoritmo introducido en un vehículo ahora mismo puede funcionar 100% en ciudades. “Pero llegará, claro que llegará”, remata.

Fuente de la noticia: https://elpais.com/tecnologia/2020-09-19/un-nuevo-algoritmo-para-los-coches-autonomos-previene-los-accidentes-en-la-ciudad.html

Recent Posts

Dejar un comentario

Contact Us

We're not around right now. But you can send us an email and we'll get back to you, asap.

Not readable? Change text. captcha txt
0

Start typing and press Enter to search

X