In Noticias Socios

Nacida en las minas, Zitron tiene el 60% del mercado mundial en sistemas de ventilación, desde la M-30 al Boulevard Periférico de París. Acaba de quedarse los metros de Doha y Sidney y ha vendido en Rusia el mayor ventilador axial fabricado nunca.

Estrechamente atado al mundo de la minería, de los túneles de carretera y de la infraestructura por la que circulan los vagones de metro, existe una industria para muchos -la mayoría- desconocida, pero imprescindible, en tanto que sin ella sería imposible circular o trabajar allí. Tal industria se dedica a diseñar y fabricar los sistemas de ventilación que introducen o limpian el aire necesario para respirar. Ese aire intangible en el que nadie repara cuando está a 50 metros bajo tierra o en medio de un túnel lleno de gases contaminantes. De que ese aire siga sin notarse – «cuando el aire está no se nota, cuando se nota es cuando no está. Nuestra función es esa, que no se note»- se encarga Zitron, una empresa asturiana con nada más y nada menos que 53 años de vida. Es la empresa líder en España. Y del mundo, porque lo más curioso de esta historia es que Zitron, desde Asturias, controla aproximadamente el 60% del mercado mundial. Pronto va a ventilar los túneles del metro de Sidney y Doha.

Hace más de 50 años, la compañía empezó a trabajar en las minas de carbón subterráneas. Luego vinieron los túneles de carretera y los metros. Lo que hacen, en resumen, es decidir la cantidad de aire que hay que introducir en estas infraestructuras -o la extracción de humos necesaria en el caso de las carreteras- una vez está hecho el diseño del tunel en cuestión. «Tenemos la responsabilidad de poner una determinada cantidad de aire en un punto subterráneo», explica el director de marketing de la empresa, Pedro Quirós. «En un mundo subterráneo lo más importante es el aire». Lo hacen a través de unos sistemas de ventilación que ellos diseñan y fabrican. Más concretamente, con unos ventiladores axiales que suministran aire con una determinada presión y caudal.

Aquí en España, de hecho, es suyo el sistema de ventilación de la Ronda de Dalt de Barcelona y de la M30 de Madrid -«el mayor tunel subterráneo del mundo»-; es cosa de ellos que no haya asfixia en la profunda Línia 9 de metro -inaugurada este mismo año- en Barcelona; incluso que se pueda circular por el Boulevard Periférico de París recae en ellos.

Y es que Zitron está presente en el mundo entero, «en los cinco continentes». Pedro Quirós lo dice claro. «Somos los líderes en el mundo, explica. «Estamos en 80 y tantos países». De hecho, su último logro ha sido ganar todo el sistema de ventilación del metro de Sidney, en Australia y el de Doha, en Qatar.

Podría explicarlo una secreta tecnología última generación y una innovación puntera. Sin embargo, esta industria avanza en términos de eficiencia. «En el principio de los tiempos se metía aire a lo bestia, ahora se mueve una determinada cantidad de aire en momentos determinados o se extrae el aire cuando está contaminado», detalla Quirós.

En este caso, tal como explica él mismo, cada proyecto es una innovación en sí. Porque cada entorno tiene unas necesidades distintas. «Un agujero de un túnel ocupa un determinado volumen, ese volumen es constante porque no cambia la geometría y ese volumen puede tener humos de coche o puede no tenerlos», ejemplifica Quirós. «Cuanto más humos de los coches tenga, más contaminado está y más peligroso para la salud humana; se tiene que extraer y sustituir por aire fresco, y ahí estamos nosotros».

Saca este tema a relucir porque sabe, de primera mano, el debate suscitado alrededor de los gases NOX que producen los vehículos diésel. Unas sustancias canceríjenas, explica Pedro Quirós, que deben ser extraídas lo más rápidamente posible. «Los mineros se asfixian porque no hay aire, eso si que lo entendemos facilmente», reivindica el director de márketing, «sin embargo, que siempre haya aire en el metro, no. Alguien se ha ocupado del diseño para que haya ese aire».

Su apunte no es gratuito. Se trata de una industria que muchos desconocen por la facilidad con la que asumimos, hoy en día, las cosas como nos las dan. Desde Zitron lo atribuyen a la intangibilidad del aire. «Siendo algo tan importante, como siempre hay aire, nunca nos planteamos de dónde viene», concluye él mismo.

Fuente de la noticia: http://www.elmundo.es/economia/2016/10/28/5813371822601d97458b4596.html

Recommended Posts

Dejar un comentario

Contact Us

We're not around right now. But you can send us an email and we'll get back to you, asap.

Not readable? Change text. captcha txt

Start typing and press Enter to search

X